En la aparición de la celulitis hay causas que no podemos controlar como la genética, la edad, el tipo de piel, problemas circulatorios… pero también algunas en las que sí podemos poner remedio como el estilo de vida o la dieta. Independientemente de estos factores, la industria cosmética ha conseguido grandes avances en investigación de tal manera que hoy se puede reducir la celulitis gracias a los cosméticos, sobre todo cuando el problema se encuentra en sus primeras fases, o con tratamientos más invasivos, en estados más avanzados.

Según explica José Luis Cerrillo, director de Laboratorios Válquer, los anticelulíticos cada vez están mejor diseñados para que sus principios activos penetren mejor y sean más efectivos a la hora de romper los nódulos de grasa acumulada que forman la celulitis, activar la circulación en las zonas a tratar y favorecer el drenaje. Pero hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones si se quiere acabar con “la piel de naranja”.

1.- Una cosa son las reductoras y otra las anticelulíticas: Las cremas anticelulíticas actúan sobre las celulitis, las reductoras lo hacen sobre el adipocito, una célula, cuya función es producir grasa corporal. Dependiendo de lo que se quiera tratar, habrá que elegir una u otra, teniendo en cuenta que es difícil reducir volumen con una crema anticelulítica y que las reductoras no actúan sobre la celulitis, o  un cosmético que contenga los componentes para generar estos dos efectos.

2.- Atenta a los componentes. Las cremas actúan gracias a la combinación de sus ingredientes, que penetran en la piel llegando hasta las células grasas, acelerando su metabolismo y provocando su disolución. Para que funcionen, las cremas, deben contener activos como la L-Carnitina, la cafeína, el guananá, la teína o el cacao. Pero estos no destruyen las células grasas, sino que impiden que se acumulen y aumenten los fitoesteroles (moléculas orgánicas que bloquean la absorción de grasas). Por ello para que sean eficaces deben contener otros componentes como el castaño de indias, el extracto de algas o la manteca de Karité , que actúan en el resto del proceso de eliminación de la celulitis.

3.- Sube la temperatura; El calor es un buen aliado en estos tratamientos, al disolver mejor las células de grasa. Por este motivo conviene que la piel esté caliente antes de aplicar el cosmético. Una buena manera para conseguirlo, es hacer un buen masaje muy energético, previo a la aplicación o su uso tras una ducha caliente. Si además elegimos cremas de calor, actuarán de una manera más eficaz sobre la celulitis. Aunque según explica José Luis Cerrillo, “hay que tener en cuenta que las cremas de calor no se pueden poner en personas con varices y tampoco en personas con cierta sensibilidad a este tipo de efectos”. Por otro lado, aunque existen cremas de efecto frío, éstas están más indicadas para reafirmar la piel, más que para conseguir otros efectos.

4.- No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy: El tiempo para obtener los resultados depende del grado de celulitis, pero si tenemos un grado I, y queremos lucir un buen cuerpo en verano empezaremos cuanto antes, afirma el director de Laboratorios Válquer. Otro punto es la constancia, en el mercado hay una gran variedad de productos y su resultado depende no solo de la combinación de sus ingredientes, sino de la “ayuda”, en lo que se refiere a la tenacidad de su uso. En este aspecto hay que ser muy exigente y riguroso al seguir las indicaciones en el número y la forma de aplicación.

5.- Más no quiere decir mejor: En la batalla contra la celulitis, muchas personas consideran erróneamente, que aplicarse más producto, combinar dos diferentes, aumentar el número de aplicaciones al día, etc. conseguirán más efectos en menor tiempo. Desde el laboratorio aseguran que con esto no se obtiene mejor resultado. Los cosméticos están diseñados para ser efectivos en la manera y forma que el fabricante aconseja su utilización. Así mismo el director de Laboratorios Válquer aprovecha para desmentir otro mito, “los anticelulíticos ni tienen efecto rebote, ni efectos secundarios”.

6.- Comprobar cambios, espera unas semanas. Como los cambios se van produciendo poco a poco, según pasen los días igual puede parecer que los resultados no llaman la atención, lo que puede llegar a desanimar al consumidor. Lo ideal para comprobar la efectividad es hacer una fotografía del día que comienza el tratamiento y compararla con el estado de la piel varias semanas después. Esta es la mejor manera de medir los resultados y de animar a seguir con el plan de choque contra la celulitis.

7.- Ejercicio, comida y agua, los mejores aliados. El agua ayuda a drenar, el ejercicio a disolver y con la alimentación debemos tener en cuenta que si queremos eliminar la grasa acumulada, debemos hacer lo posible para no ingerir de más. Pero hay que tener en cuenta que beber mucha agua, hacer ejercicio y una buena alimentación, ayudará a bajar de talla, pero no a reducir la piel de naranja, cuyo tratamiento, requiere de cosméticos reductores y anticelulíticos, afirma José Luis Cerrillo.