Laura Ponte desfiló para los grandes de la moda: Ralph Lauren, Valentino, Hugo Boss…  y llegó a ser la tercera modelo mejor pagada del mundo, después se bajó de la pasarela y su vida dio un giro de 180 grados. Aunque siempre ha estado vinculada al mundo de la moda, como lo ha demostrado al amadrinar TeenStore de El Corte Inglés, el espacio único dedicado a la moda adolescente, ahora está en un segundo plano. 

Ponte cambió los vestidos de Alta Costura y las fiestas por una vida más tranquila. «Voy todos los días al espacio Urgel 2, donde tengo mi estudio. Voy a exponer pinturas en Colonia, Alemania, en abril, en la Feria Far Off porque pinto cuadros con rotuladores», cuenta.

Recuerda con nostalgia su etapa como modelo, pero no todo fue fácil entonces.«Yo lo pasaba fatal y si tuviera que hacerlo ahora.. ¡Si lo paso mal en un photocal! Era muy duro y cuando me veían me decían: ‘tú no eres la de la foto’. Como iba vestida de tirolesa… «, bromeó.

Aunque es una de las españolas con más estilo, nos confiesa que su prenda fetiche es el chándal. «Soy una chandalera, voy todo el dia con chándal, hasta para salir a la calle. Mi vida es ir a un estudio todas las mañanas a Carabanchel, que es donde tenemos el espacio, y voy con tres pantalones, tres jerseys… Pero no tengo problemas para ir al baño porque es todo algodón», cuenta.

Sus hijos están a punto de tener un hermanito de la relación de su exmarido Beltrán Gómez Acebo con Andrea Pascual. «Están muy contentos. ¡Es un hermano!, aunque ya lo sabíamos antes de que se publicara», contó.

Su hija Laura parece que va a seguir sus pasos. «A Lau yo creo que sí porque creo que le puede divertir la moda. Es algo muy típico de las niñas, lo de la moda y la ropa. De hecho, sus amigas siempre le dicen que con la cantidad de ropa bonita que tiene que por qué no se lo pasa mejor», comenta.