Katy Perry incendió el halftime de la Super Bowl con Lenny Kravitz y Missy Elliott

A lomos de un tigre dorado gigante apareció Katy Perry para actuar en la final de la Super Bowl este domingo por la noche. La cantante comenzaba su espectacular show entonando 'Roar' y haciendo gritar a todo el estadio y a los millones de espectadores en todo el mundo.

Con una puesta en escena espectacular, la californiana tenía más de una sorpresa preparada para su público. La primera de ella era la aparición de Lenny Kravitz cantando a dúo con ella una de sus canciones más conocidas, 'I Kissed a Girl'. La pareja demostró tanta química que hasta 'incendió' el escenario con varias antorchas de fuego.

Después de esto, Katy Perry se cambió de nuevo de traje y de escenario para cantar 'California Gils' con una estética playera y pin up de lo más divertida y colorista. Poco después venía el momento del hip hop de la mano de Missy Elliott que hacía que Katy tratase de moverse con una verdadera rapera a su lado vestida con una camiseta XXL de jugadora de fútbol americano.

Y como no podía ser menos en un espectáculo como la Super Bowl, y como es habitual además en los conciertos de Katy Perry, la cantante terminaba volando por encima del público, enfundada en un traje de sirena plateado lleno de estrellas cantando 'Fireworks'.

Todo un show a la altura de lo esperado. Más de 13 minutos de espectáculo, luz, color, fuegos artificiales y un montón de temazos archiconocidos por todos los espectadores. Bravo por Katy Perry.