Martini presenta su nueva campaña con una camarera real como protagonista

MARTINI®, la marca de vermouth, presenta en España su atrevida nueva imagen global: BEGIN DESIRE, que quiere comunicar los valores esenciales de la marca (verdadera tradición, genuina sofisticación y la idea romántica de vivir con pasión y autenticidad).

La campaña de imagen ha sido creada precisamente para inspirar a esa nueva generación, no sólo transmitiéndole las raíces italianas de la marca, sino también mostrando que es importante proyectar grandes sueños y perseguir sus propios deseos. El nuevo film, dirigido por el aclamado director Jake Scott de RSA Films, quiere compartir los valores de la marca con todo el mundo.

Rodado en las calles de Roma, el spot arranca con una camarera vestida de blanco que cuando está limpiando las mesas descubre un mensaje escrito en una servilleta por un misterioso personaje: ‘BEGIN DESIRE’. El extraño, situado sobre un tejado junto a un antiguo cartel publicitario de MARTINI, la anima a adentrarse en un callejón donde es arrastrada por una multitud que aparece de la nada.

Como una flor blanca flotando en la corriente de un río, la camarera recorre con la multitud las calles de la capital italiana en la que vuelven a llamar su atención nuevas invitaciones de BEGIN DESIRE. Su viaje continúa hasta llegar a una estación de tren, momento en el que la multitud desaparece misteriosamente, y queda sola con una maleta a sus pies. Tras cogerla, se sube al tren que la estaba esperando y pone rumbo a su futuro.

La escena es más real de lo que parece. El papel principal lo interpreta Elena Mirela, que trabajaba en la vida real como camarera en un bar de Roma cuando Jake Scott y su equipo se fijaron en ella.

“MARTINI es legendaria, una marca que se enorgullece de la excelencia del producto y de la riqueza de su historia italiana. Es una bebida romántica, por lo que con esta película estamos intentando contar una historia que refleje eso justamente”, añade Sandy Mayo, Senior Global Category Director. “No lo vemos como un anuncio, sino como un cortometraje romántico, una forma de celebrar la historia y legado de la marca, pero reafirmando su relevancia para el mundo del siglo XXI”.