Bellas Artes

James Marshall pone la "belleza negra" en el centro del discurso artístico

"Quiero que el público blanco entienda cómo me siento en El Prado", ha afirmado el artista afroamericano Kerry James Marshall durante la presentación de su primera gran exposición europea en la Fundació Tàpies en la que cuestiona los cánones del arte mostrando la belleza de las figuras negras.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • James Marshall pone la "belleza negra" en el centro del discurso artístico James Marshall pone la "belleza negra" en el centro del discurso artístico EFE

  • Última hora

"Quiero que el público blanco entienda cómo me siento en El Prado", ha afirmado el artista afroamericano Kerry James Marshall durante la presentación de su primera gran exposición europea en la Fundació Tàpies en la que cuestiona los cánones del arte mostrando la belleza de las figuras negras.

Proveyendo a los afroamericanos de una representación que nunca tuvieron, James Marshall construye un corpus de imágenes icónicas entre las que se pueden ver a "Olympias", jóvenes bailarinas negras con tutú, o composiciones de estilo rococó y viñetas de cómics protagonizados por personajes afroamericanos que dan cuenta de la ausencia de sujeto negro en el canon iconográfico occidental.

A través de vídeos, fotografías y obra reciente del autor, con "Kerry James Marshall. Pinturas y otras cosas" la Fundació Tàpies de Barcelona se acerca al universo del estadounidense nacido en 1955 en Birmingham, Alabama, y considerado uno de los más relevantes de su generación.

La aproximación a su obra se completa con la exposición, organizada por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, que se podrá ver en Madrid en el Palacio de Velázquez a partir del próximo viernes 13 de junio, en la que se mostrarán diferentes obras de su producción pictórica.

Delante de un retrato de una de las figuras afroamericanas clave en la lucha por la abolición de la esclavitud, David Walker, el artista norteamericano ha expresado su voluntad de que el público blanco haga "el mismo esfuerzo" que él cuando visita el museo de El Prado de Madrid, en el que se muestran figuras poderosas que el artista desconoce por completo y sobre las que cada vez debe informarse.

"Cuando voy al museo -explica el artista- veo retratos que no significan nada para mí, por lo que cuando produzco mi obra quiero que los otros se pongan en mi lugar y entiendan que también hay afroamericanos que son muy importantes a pesar de que nunca nadie los ha pintado ni colgado en ningún sitio".

De ahí que con la obra "Se pensaba que era un retrato de David Walker (hacia 1830)" James Marshall haya decidido proveer de imagen a quien nunca la tuvo, algo necesario, según el autor, en el mundo del arte y el poder pues en él, "si no estás pintado es que no has existido".

Algunos de los lienzos a gran escala que se pueden ver en la exhibición evocan las aspiraciones de la década de los 60, abriendo un espacio imaginario en el que la relación entre pasado y presente se convierte en tema para todo un conjunto de posibilidades narrativas.

Con estos cuadros de gran tamaño, a modo de lienzos de narrativa épica, Marshall quiere desnaturalizar la idea sensacionalista de la representación de la figura negra, normalmente enmarcada en el ámbito del entretenimiento -como la música o el deporte- o mostrando afroamericanos disfrutando en el jardín.

"Aún es chocante ver a personas negras representadas como blancas", ha remarcado el artista, quien ha añadido que siempre se relaciona la aparición de los personajes negros en el arte con "contextos traumáticos o estresantes".

"¿Dónde están los cómics protagonizados por negros? ¿Y las imágenes de ciencia ficción en las que niños negros utilicen tecnologías puntas y conquisten otros planetas?", ha preguntado el artista que, ante la falta de representación de estas figuras en el banco de imágenes mundial, decidió llevar a cabo la tarea él mismo con el objetivo de que sus sobrinos puedan imaginarse en esos espacios.

Con el objetivo de demostrar al mundo que la belleza no es sinónimo de blancura, el pintor, fotógrafo y artista de instalaciones revisa en esta exposición, que se podrá ver a partir de mañana y hasta el próximo 26 de octubre, los ideales de la estética occidental y plantea una reflexión sobre la invisibilidad en las representaciones artísticas de los colectivos marginales.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario