Libros

El autor de 'El Diario de Greg': "Necesito 350 bromas o chistes para empezar un libro"

El autor de la saga editorial 'El Diario de Greg' (Estrella Polar/RBA), Jeff Kinney, ha explicado en una entrevista de Europa Press que "necesita 350 bromas o chistes para empezar un libro".
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • El autor de 'El Diario de Greg': "Necesito 350 bromas o chistes para empezar un libro"

  • Última hora

Kinney ha viajado a Barcelona para encontrarse con sus fans, algo que considera "fuera de lo normal", y ha desvelado que su forma de trabajar empieza con la búsqueda de estas 350 bromas, algo que le suele llevar unos seis meses de trabajo, y que después escribe la historia y finalmente cada uno de los dibujos.

"Soy más dibujante de cómic que escritor", ha asegurado Kinney, que aspiraba a ser viñetista en cualquier medio de comunicación y lanzó la toalla después de tres años de ser rechazado laboralmente, lo que le llevó a hacer algo diferente.

Defensor del mensaje que se oculta detrás de cada uno de sus trazos esquemáticos, Kinney reivindica que "el cómic es el arte de la simplicidad: es difícil transmitir en pocas líneas", algo que él asume, por ejemplo, con su personaje Greg, al que encorva ligeramente para decir que está triste y cansado.

Además, ha avanzado que en las próximas entregas de la saga Greg protagonizará un viaje familiar, y en otro un campamento de verano: "Después ya veremos, porque es un reto mantenerlo fresco".

UN 'PRINGADO' DE SECUNDARIA

"Greg quizás tiene algo que ver conmigo, cometí muchos errores cuando era un niño", ha explicado el autor --quien se define como un niño bastante corriente-- y defiende que su personaje, un chico 'pringado' de Secundaria al que le gusta dormir, es simplemente la exageración de un niño normal.

De hecho, atribuye su éxito al hecho de haber dado con "una condición humana universal como es la adolescencia" compartida por madres, padres y chicos.

Kinney ha confesado que su adolescencia fue una época horrible en la que se sentía muy asustado, por ejemplo, de los chicos más mayores que le sacaban dos cabezas, algo que ahora le parece divertido cuando lo recuerda.

Sin embargo, ha tomado la decisión de que su protagonista se mantenga eternamente joven, como sucede con otros personajes de cómic de hace 50 años como Charlie Brown, que, pese a pasar el tiempo, pasan toda su vida yendo a la escuela.

Respecto al mensaje que transmite con sus libros, ha explicado: "No tengo la intención de aleccionar a nadie", ya que, a su parecer, los niños deben tomar sus propias decisiones y, como mucho, comparar sus problemas con los de Greg y ver cómo éste los resolvería.

UNA SAGA DE ÉXITO

El éxito de su saga --traducida a 44 idiomas-- ha animado a muchos niños a leer, según el autor, porque el libro ilustrado --que él mismo dibuja-- "es una especie de puente de entre el texto y los libros", ya que él siempre echó de menos cuando era pequeño que los libros llevaran dibujos.

"En muchas cosas mi vida sigue igual, pero hay momentos muy surrealistas, como estar haciendo una entrevista aquí", ha bromeado el autor, que vive en un pueblo cercano a Massachusetts (Estados Unidos) de unos 8.000 habitantes.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario