Con su hija y su ex entre el público

Música

David Bisbal emociona (y se emociona) en su último concierto de 2014

  • La pequeña Ella fue protagonista al final del concierto haciendo llorar a Bisbal y en brazos de su madre, Elena Tablada.
  • Bisbal volvió a demostrar por qué es uno de los cantantes que arrasa en medio mundo con un concierto de más de dos horas y media.
  • David Bisbal en su concierto en Madrid

Bisbal hizo bailar a Madrid. Pero David, también emocionó a Madrid. El almeriense dio este domingo su último concierto de 2014 en la capital, dentro de su gira 'Tu y yo' y lo hizo poniendo la piel de gallina a los que acudieron para escucharle al Palacio de los Deportes (ahora conocido como Barclays Card), entre los que se encontraban las redactoras de Mujer.es.

David Bisbal presentó un show redondo, cañero, tierno y al mismo tiempo divertido y lleno de emociones fuertes. El cantante arrancó a eso de las ocho y cuarto de la tarde con un escenario lleno de luces azules y entonando 'Tú y yo'.  

Vestido con un impecable traje negro y camisa blanca,Bisbal continuó con todo un clásico, 'Ave María', que puso a todo el recinto en pie y nos dio una pista de lo que nos esperaría durante más de dos horas y media de concierto.

El cantante explicó que para él era un concierto muy especial, ya que esa noche se encontraba su familia y sus amigos entre el público, y quería disfrutarlo al máximo. Después vinieron '24 horas', 'Sí pero no' y 'Quién me lo iba a decir', tres temas que nadie dejó de corear, provocando la emoción de David, que en más de una ocasión durante la noche no pudo contener las lágrimas.

Dos visitas de lujo

Dos baladas siguieron para relajar al personal, 'Amar es lo que quiero' y 'Me olvidé respirar', y David se dejó acompañar de la primera de las sorpresas de la noche, Emma Marrone, la representante italiana de Eurovisión 2014, que dejó a todos con la boca abierta gracias a su simpatía, su forma de moverse y una voz rasgada de lo más especial. Junto a Marrone cantó dos temas, 'Te amaré' y la versión en italiano de 'El hombre de tu vida'.

La segunda visita sería la de Luis Fonsi, con quien cantó un tema de Steve Wonder en inglés, algo que pocos esperaban, y el temazo 'Aquí estoy yo' de Fonsi.

Y siguieron otros clásicos bisbaleros, que sin duda son los que más hicieron disfrutar al público. Bailamos con 'Esclavo de tus besos' y con la incombustible 'Lloraré las penas', y David nos puso los pelos de punta con su chorro de voz en 'El Ruido' y 'Esta ausencia'.

Pero sin duda, el primer momentazo llegó gracias a la "balada jovencita", como él mismo la describió, 'Culpable'. David se dio golpes en el pecho, se agarró la camisa y se desgarró delante de miles de personas terminando la canción con los ojos llenos de lágrimas y necesitando varios segundos para recomponerse.

Pero quedaban 'Dígale', tema que prácticamente cantó el público porque David pidió que le ayudaran con una de sus canciones más conocidas (y de nuevo se emocionó) y 'Silencio', otro temazo que provocó el subidón entre tanta melancolía.

Como el concierto se estaba retransmitiendo a través de internet, Bisbal quiso dedicar a sus fans del otro lado del charco tres canciones de tres telenovelas mexicanas y argentinas. "Estoy flipando", dijo David, cuando vio que sus fans españolas se sabían todas y cada una de las palabras de esos tres temas que no han sonado en las radios de nuestro país. Antes de los bises, pudimos disfrutar de 'No amanece' y justo después, de un mix de 'Al-andalus' y 'Torre de Babel', donde el ex triunfito (que cambió su camisa por una camiseta negra) demostró que hasta puede rapear... ¡y lo hace bien!.

Y Bisbal... lloró

Pero sin lugar a dudas, con 'Mi princesa' se produjo la magia y uno de los momentos que nadie esperaba. David dedicó la canción a su amor, su hija Ela, presente en la primera fila de las gradas, y lloró como un niño al decir que estaba junto a toda su familia. "Es el amor de mi vida: Ella Bisbal Tablada". La pequeña no dudaba en lanzar besitos con la mano a su padre desde la grada y en brazos de su madre, Elena Tablada, que disfrutó de todo el concierto cantando y bailando como una fan más junto a su madre y la madre y hermana de Bisbal.

"El mejor es mi papá", escribió Tablada en Instagram junto a una foto de su hija viendo a su padre. "Y de repente... Un concierto muy especial.. Gracias... 💙 @davidbisbal acabar el día con un buen sabor de boca y agradeciendo la vida, el tiempo y #babyella". Un momento que emocionó a más de uno en el público por lo especial y mágico.

David cerraba su concierto agradeciendo a todos los presentes el clima creado y deseándonos Feliz Navidad justo después de cantar 'Diez mil maneras'. Un concierto irrepetible en el que vimos al Bisbal más tierno y emotivo y no sólo al divertido y con una de las mejores voces en directo, que eso... ya lo sabíamos.



Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"