En 1956, Grace Kelly se casó con Rainiero de Mónaco y se convirtió en princesa con un vestido de Helen Rose de seda, encaje y perlas con cuello abotonado

En 1956, Grace Kelly se casó con Rainiero de Mónaco y se convirtió en princesa con un vestido de Helen Rose de seda, encaje y perlas con cuello abotonado