Moda y accesorios

¿Por qué Albert Rivera y Pedro Sánchez llevaron traje en el debate y Pablo Iglesias camisa blanca?

  • Siempre fieles a ellos mismos, los líderes de Ciudadanos, Podemos y PSOE aprueban con nota en oratoria, pero... ¿y en estilismo? 
  • Analizamos con la ayuda de dos expertos los looks del hombre entre el que podría estar el próximo Presidente del Gobierno. 
  • Los looks de Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, al detalle
  • Los looks de Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, al detalle
  • Los looks de Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, al detalle
  • Los looks de Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, al detalle
  • Los looks de Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, al detalle
  • Los looks de Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, al detalle
  • Los looks de Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, al detalle
  • Los looks de Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, al detalle
  • Los looks de Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, al detalle
  • Los looks de Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, al detalle

Primer debate electoral antes del 20 de diciembre con tres políticos que luchan por llegar a la Moncloa, tan diferentes y tan iguales. No iban vestidos de Zara, pero quién lo diría... Los looks de Pedro Sánchez y Albert Rivera eran casi (a excepción de la corbata) clónicos: mismo color de traje y camisa blanca; y luego el político díscolo, ese al que le gusta estar al margen, ser diferente y fiel a sí mismo, Pablo Iglesias. 

Decía Ralph Waldo Emerson que "saberse vestido de forma impecable proporciona una tranquilidad interior que la religión puede otorgar". Y qué razón tiene porque hasta el líder de Podemos, con un estilo desaliñado, está muy orgulloso de vestir de Alcampo (aunque sea una empresa capitalista). "Cuando dicen que voy vestido con ropa del Alcampo es verdad y a mucha honra", comentó en una reciente estrevista. 

¿Cuándo hay que ponerse traje? 

Si en moda femenina, las reglas las han dictado París, en lo que se refiere a estética masculina, Inglaterra. "Los primeros hombres en llevar traje fueron los caballeros ingleses", nos cuenta Miguel del Almo, experto en Protocolo y Etiqueta masculina en Idacem. A lo largo de la historia, las clases medias y los obreros siempre han tendido a imitar la forma de vestir de la élite y la burguesía y estos, para diferenciarse del resto, se vestieron con un dos piezas. "El traje como hoy lo conocemos, con chaqueta corta, porque empezó siendo asimétrica (más corta por delante y más larga por detrás, parecida a la del chaqué) es muy reciente, de los años 50", apostilla.

"Siempre que lo precise la invitación un hombre debe ponerse traje. Ante la duda, hay que preguntar al anfitrión. Es tan fácil como eso", nos cuenta el profesor de IDACEM.

¿Y a un acto como un debate político? "Son nuevos tiempos, están cambiando mucho las cosas, igual que en la etiqueta. Los dos canditados ha sido fieles a ellos mismos: Albert Rivera y Pedro Sánchez con traje y Pablo Iglesias con su camisa y sus vaqueros", dice del Amo. Sin embargo, la estilista Ana Casasnovas es mucho más tajante. "Deberían haber ido los tres con traje porque el acto lo requería", comenta. 

Sus señas de identidad

Los candidatos de Ciudadanos y PSOE se decantaron por dos modelos oscuros (el negro es solo para camareros y funerales, como te comentamos aquí), azul marino, un color presidenciable, como si ya se vieran gobernando en la Moncloa. Rivera apostó por un traje de Hugo Boss, mientras que Pablo Iglesias compró su conjunto en Alcampo (seis veces más barato que el del líder de Ciudadanos). 

Se ven claramente diferenciados los estilos de los tres: traje con corbata, sin ella y otro muy casual. De Amo alaba la forma en la que Rivera y Sánchez llevan el traje: "estuvieron impecables. Albert es muy diplomático, por eso llevaba corbata, mientras que Sánchez, que quiere parecer más cercano a los votantes, no se la puso".

Trajes que, si no estaban hechos a medida, lo parecían porque se adaptaban a la perfección a los cuerpos, además, no obviaron el largo de la chaqueta. "En todo momento se les vio el puño de la camisa un par de centímetros y la abotonadura era impecable: como estaban de pie, solo llevaban el primer botón abrochado", apostilla.

El (curioso) caso de la camisa de Iglesias

 "El camino hacia la revolución precisa de luchadores conscientes, no mal vestidos", dijo Salvador Allende, pero al líder de Podemos poco le importa su apariencia, aunque sí se vale de ella para comunicar. "Siempre va remangado, como si quisiera demostrar a todos sus votantes que no deja de trabajar y que un debate es un momento más", nos comentan desde IDACEM.

Casasnovas es mucho más tajante. "A Iglesias se le ha llenado la boca mil veces diciendo que ir desaliñado era su forma de vestir, pero sus votantes no le dejarían de apoyar por ir más arregado. Está muy desafortunado en muchas ocasiones. Aceptamos que vista así por ideología pero tiene que ser serio cuando un acto lo requiere. Es una señal de respeto", comenta.

Errores

  • Abusan demasiado de la etiqueta. Hay momentos que sí la requieren y otros, no. Cuando van a televisión, a un programa de entretenimiento, deberían usar looks más relajados.

  • Las  corbatas de Rivera. Demasiado fina y seria. “Tiene una espalda muy ancha y ese tipo de corbatas no le sientan bien, debería buscar otras que tengan el nudo más grande y camisas con un cuello mayor”. Dice.

  • La camisa de Iglesias. Desafortunada. Una camisa de corbata se lleva con corbata y mucho menos combinada con vaqueros.