José Corbacho y Javier Gutiérrez

Belleza

Estrenamos Movember: la razón por la que el bigote no es solo cuestión de hipsters

  • Desde hace unos días, las calles están llenas de hombres que lucen bigotes y no todos lo hacen porque sean unos modernos. 
  • Se debe al movimiento Movember a través del que se recaudan fondos para la investigación del cáncer de próstata y testicular.
  • Javier Gutiérrez y José Corbacho en la Barbería Malayerba

Aristocrático, fino, mostacho clásico… Caminas por la calle y no paras de cruzarte con hombres que lucen bigotes. ¿Qué les ocurre? ¿Por qué a todos les ha dado por no afeitarse? No es una coincidencia, es el mes Movember, aunque hasta hace bien poco fuera conocido como noviembre.

Puede que esos hombres bigotudos sean hipsters (o no), pero muchos lo harán porque  son Mo Bro o Mo Sista y están participando en Movember.com, un movimiento para mentalizar y comprometer a los hombres de que tienen que cambiar la cara a la salud masculina. Movember, un término que se ha creado de la unión de Moustache y November, recauda fondos para la investigación del cáncer de próstata y testicular.

El bigote es solo una excusa para generar ruido y que se inicien conversaciones en torno a la salud de los hombres para que estos tomen conciencia de la importancia de un diagnóstico precoz. En España se diagnostican cada año más de 25.000 nuevos casos de cáncer de próstata, que se lleva una vida cada 90 minutos.

Claves para ser un Mo Bro o Mo Sista

1. Cualquiera puede convertirse en un Mo Bro, si eres hombre, o Mo Sista, si eres mujer, inscribiéndose en Movember.com.

2. Crea tu perfil en la web y dáselo a conocer a tu familia, tus amigos, compis del trabajo y hasta a tu vecino.

3. Cuando llega el 1 de noviembre, hay que afeitarse por completo para ir dejando que el bigote crezca poco a poco, hasta el día 30 del mes.

4. Tiene que ser un bigote de verdad (no valen barbas), como nos cuenta el barbero Roberto Martín aquí. Te verás tan raro (y te verán tan raro) que serás la comidilla de tu entorno. Cuando alguien te pregunte: "pero, ¿chico, qué te ha pasado?” habrás conseguido lo que querías, que hablen de tu nuevo aspecto.

5. Después te tocará contar la historia de Movember. "Me he dejado bigote para concienciar a los hombres de la importancia de la prevención del cáncer de próstata y testículos. He esponsorizado mi mostacho en mi perfil de Movember.com y desde hoy mi bigotillo puede recibir donaciones.

6. Si eres chica no hace falta que dejes de hacerte la cera (tranquila, nadie te va a confundir con una cavernícola). Te tienes que registrar en la web, crear equipos, recaudar fondos para el bigote de tu chico, tu amigovio, tu padre, tu vecino..., pero sobre todo animando a luchar contra el cáncer.

Movember en España

"En nuestro país el movimiento no es tan fuerte como en otros. Aquí no hemos recibido una educación en la que se inculque la importancia de ayudar desde pequeños y cooperaar en 'charities' y fundaciones. En los países anglosajones, en los colegios, hay un día en el que se trabajan estos temas", nos cuenta David Cuspinera, portavoz del movimiento en España.

A pesar de que en nuestro país no sea tan popular como en Estados Unidos, Australia o el Reino Unido, desde 2012 están muy presentes en ciudades grandes, como Madrid y Barcelona, a la que también se ha unido Santander. Ese año el compromiso se hizo posible con una inversión de más de 146.000€, que fueron destinados a dos proyectos de investigación del cáncer de próstata y testicular: 115.000€ durante dos años para el equipo del Doctor Juan Manuel Falcón-Pérez (de CIC bioGUNE (Derio Bizkaia) y 31.000€, también durante dos años, al Doctor Andreas Doll del Institut de Recerca, del Hospital Universitario Vall d’Hebron.

"Estamos muy satisfechos, aunque nos queda mucho camino por recorrer, porque España es el único país latino en el que se celebra Movember", cuenta Cuspinera, que conoció el movimiento cuando vivía en Australia.

Ashton Kutcher, Iker Casillas, José Corbacho y Javier Gutiérrez participan en Movember

Las celebries son la cara visible de este  movimiento que comenzó en 2003 en Australia. Cada año más rostros conocidos se dejan crecer el bigote el 1 de noviembre, como lo han hecho en anteriores los actores Ashton Kutcher y Miguel Ángel Silvestre y el portero del Real Madrid,  Iker Casillas.

Este año se suman a la causa en nuestro país el director de cine y actor José Corbacho y Javier Gutiérrez, ganador de la Concha de Plata al mejor actor en el Festival de Cine de San Sebastián, que se dejaron afeitar por los barberos de Malayerba (Plaza Dos de Mayo, 3, de Madrid) hace unos días.

"Creo que en el ADN del hombre va ser descuidados con los temas de salud y no le damos la importancia que corresponde como lo hacen las mujeres, que conscientes y responsables. Al  final un hombre va al médico porque lo lleva una mujer. Cuando eres niño, tu madre, de adulto te lleva tu mujer y de mayor tu hija. En ese sentido estamos por debajo”,  comenta a Mujer.es José Corbacho unos minutos después de que le hayan afeitado el bigote.  

Javier Gutiérrez, que le escucha con atención, apostilla que los hombres tienen que "reivindicar la igualdad a la hora de cuidarse", pero sobre todo "de prevenir".

Ambos coindicen en que el cáncer es un tema tabú, pero más si de trata del de próstata y testículos. "A nadie le gusta hablar de esta enfermedad, incluso desde los medios se le teme, aunque a mí me parece la mayor estupidez del mundo. A veces no se dice que una persona ha muerto a causa de un cáncer, sino de una enfermedad de una glandulación. Hay que llamar a las cosas por su nombre", comenta Corbacho.

"Creo que el hombre que sufre cáncer de próstata o testículos no lo cuenta porque tiene miedo de sentirse menos hombre y de que los demás lo vean así. Se sienten más débiles”, concluye Gutiérrez. 



Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"