Moda

Rihanna arrasa en la pasarela más vanguardista del año

La Gala Met vuelve a vestir de glamour el Metropolitan Museum of Art de Nueva York. Este año se ha rendido homenaje a Rei Kawakubo, de Comme des Garçons, por su influencia en el mundo de la moda en estos 40 años de profesión.

Rihanna, si en sus looks de calle llama la atención en la red carpet que permite cualquier tipo de licencias no iba a ser menos. La de Barbados optó por un Comme des Garçons de estilo escultórico y fue la que más llamó la atención. 

  • Rhianna

La Gala Met es para la moda lo mismo que los Oscar para el cine, la fecha más importante en el calendario. Una vez al año, el Metropolitan Museum of Art de Nueva York se viste de sofisticación y glamour para celebrar la fiesta en la que se inaugura una exposición que rinde homenaje a una figura destacada en el mundo de la moda y que en este año le ha tocado a Rei Kawakubo, de Comme des Garçons, por su influencia en el mundo de la moda en estos 40 años de profesión.

Como era de esperar, los outifts de las invitadas no han podido ser más vanguardistas, salvo contadas excepciones. Uno de los looks que más han llamado la atención ha sido el de Rihanna, como no podría ser de otra manera. Si en sus looks de calle llama la atención en la red carpet que permite cualquier tipo de licencias no iba a ser menos. La de Barbados optó por un Comme des Garçons de estilo escultórico repleto de flores de jacquard que combinó con unas sandalias de tiras magenta, un maquillaje vibrante de Harajuku, y joyas de Chopard. Normal que su llegada fuera una de las más esperadas.

Junto al suyo, uno de los modelitos que despertaba más interés era el de Blake Lively. La actriz llegó del brazo de Ryan Reynolds, con quien se coordinó para vestir. Ella estaba espectacular con un vestido de Atelier Versace dorado con mucho escote, corte sirena con cola con plumas en tonos azules, el mismo tono de la pajarita del actor. Parece que hemos vivido un flashblack al verla vestida así porque su vestido de plumas de este año recordaba al Gucci que llevó en 2013.

Kardashian y Jennifer López, las más sencillas

Contra todo pronóstico, Kim Kardashian y Jennifer Lopez fueron de lo más sencillas. Kim, que acudió a la gala sola, se enfundó un vestido off shoulder blanco de Vivienne Westwood mientras que la diva del Bronx, que llegó del brazo de su chico Alex Rodríguez, se decantó por un Valentino azul de estilo vaporoso con el que dejó sin palabras a todos los invitados. No podía estar más elegante.

Otra famosa que también ha dado la sorpresa por su sofisticación ha sido Selena Gomez. Como si no quisiera hacer mucho ruido -ya que llegaba del brazo de The Weeknd y Bella Hadid, que se vistió con un mono de Alexander Wang, iba a verles- prefirió la sencillez, la de un diseño de Coach, la firma de la que es imagen, en tonos pastel, pero con abertura central en la falda y gran escote.

Sin opulencias no hay gala

Los volúmenes volvieron a estar muy presentes con los looks de Lena Dunham, que optó por un diseño asimétrico con estampado de cuadros en granate y negro de Elizabeth Kennedy, que muy poco tenía que ver con el lema de la gala, Zendaya, con un Dolce & Gabbana en tonos cálidos con estampado de loros, Janelle Monae con un Ralph & Russo de estilo nupcial con muchos volantes, Miranda Kerr con un vestido de princesa con escote palabra de honor de Oscar de la Renta y Hailey Baldwin con un vestido de color nude de Carolina Herrera.

Sin volumen, pero con mucho brillo, la presencia de Cara Delevingne se hizo notar. La modelo y actriz británica derrochó estilo con un dos piezas de Chanel en tonos plateados que coordinó con el color de su pelo: tiñó su cabeza rapada, exigencias del guion de Life in a Year, de este color galáctico. También optó por los colores metalizados Kendall Jenner, que lució una creación de la Perla con transparencias que está muy lejos de la elegancia de otros de sus looks.

Todo al rojo

Triunfaron los tonos rojos y granates, ni Rami Malik, de traje, consiguió resistirse al color amapola. La lista se alarga con los vestidos de Rita Ora, que parecía un regalito con su Marchesa con lazo en rojo y nude, Taylor Hill, impresionante con un palabra de honor de estilo tubular marsala, Doutzen Kroes con un diseño con los hombros al descubierto de Brock y Emma Roberts con un vestido de satén de tirants de Diane von Furstenberg.

Pero si hay un look en rojo del que todo el mundo habla, ese es el de Katy Perry, que fue una de las presidentas y también de las primeras en llegar a la alfombra roja. La cantante llevó el lema de la gala, Rei Kawakubo / Comme Comme des Garçons: Arte del In-Between, a la enésima potencia con un diseño velado rojo de la colección Couture de primavera de Maison Margiela.

El nude siempre presente

No hay alfombra roja que se precie en la que no falte el nude. Aunque no es color más favorecedor de todos, sí es uno de los favoritos de las famosas como así lo demostraron Hailey Baldwin, Kylie Jenner, que lució uno de los diseños más espectaculares de la noche, un Atelier Versace lleno de pedrería y apliques de lentejuelas, Gigi Hadid, con un Tommy Hilfiger Collection con tul y de inspiración masculina, y Natalia Vodianova, que posó de la mano de Diane Von Furstenberg, la creadora de su vestido batín de satén en nude y amarillo.