La que más le favorece

Moda

La verdadera historia de la tiara favorita de Doña Letizia, un regalo de Franco a Doña Sofía

  • La usó en la cena de gala que ofrecieron los monarcas en honor al presidente de Colombia y su mujer. 
  • Aunque no se siente cómoda con las joyas ostentosas, la tiara floral, un regalo de Alfonso XII a María Cristina, es una de sus favoritas. 

Doña Letizia, con la tiara floral

Es en las cenas de gala cuando Doña Letizia demuestra por qué es una de las mujeres más elegantes de Europa. Sin palabras nos dejó hace unos meses cuando se enfundó un modelo negro de Carolina Herrera con motivo de la visita de la presidenta chilena y la noche del lunes lo volvió a hacer. Doña Letizia estaba radiante en la cena en el Palacio Real en honor al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y a su mujer, Clementina Rodríguez. 

Doña Letizia sacó del fondo de su armario un modelo de Felipe Varela, que estrenó en 2013 en los actos de coronación de los Reyes de los Países Bajos, en gris lavanda, uno de los colores que más le favorecen. En seda y tul titanio, está bordado con microperlas de titanio y cristal. 

Accesorizó el look con unos pendientes de brillantes, un regalo de los Reyes eméritos a Doña Letizia por su boda. Compuestos por diez diamantes de talla distinta montados en platino, y que ha lucido en numerosas cenas de gala e incluso en los Premios Príncipes de Asturias, pertenecían a los Borbones. 

Perteneció a María Cristina

Doña Letizia no se siente cómoda con joyas ostentosas y en contadas ocasiones ha lucido tiaras y diademas. De hecho, Don Felipe le regaló una sencilla tiara, la diadema princesa, que aún no ha estrenado en público, por su quinto aniversario. Sí ha ulitizado su broche central en forma de flor de lis con brillantes. 

La tiara floral que lució anoche es una de sus favoritas. La llevó en la boda de Victoria de Suecia con un vestido nude y se la vimos por última vez en la cena con Michelle Bachelet.

Esta pieza esconde una historia muy curiosa. La encargó Alfonso XII para María Cristina en 1879, pero al final acabó en manos de la joyería Aldao, con la que los Borbones siempre han tenido una relación muy estrecha. Fue en 1962 cuando volvió a manos de la Familia Real cuando Franco se la compró a Aldao para regalársela a Doña Sofía, que la usó como collar en la cena del gala del día previo a su boda con Don Juan Carlos. 



Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"