La novia no siempre tiene que ir de blanco, como demuestra Stephane Rolland

La novia no siempre tiene que ir de blanco, como demuestra Stephane Rolland