De safari sin perder ni una pizca de elegancia

De safari sin perder ni una pizca de elegancia

Dos años después de marcarse un Mondrian, creó una prenda que continúa siendo un imprescindibles en la actualidad, la sahariana, a la que aportó un toque muy sensual gracias a los cordones.