De negro y largo, la apuesta menos arriesgada de Amal

De negro y largo, la apuesta menos arriesgada de Amal