La inspiración está en la despensa

Moda

La moda sale del supermercado

  • Cuando Karl Lagerfeld convirtió el Grand Palis de París en un supermercado, la fiebre por lo 'foodie' no hacía nada más que empezar. 
  • Bolsos con forma de huevera, brazaletes que parecen latas de caviar o sudaderas con estampados wallpaper de gominolas son tendencia. 
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Cara Delevingne, para Chanel
  • Sudadera con estampado de gominolas (Smooooth clothing, 41,60€)
  • Funda de iPhone con forma de helado (Moschino, 48€) Tendencia foody: la moda que se inspira en la despensa
  • Cartera con forma de paquete de galletas (Bershka, 12,99€) Tendencia foody: la moda que se inspira en la despensa
  • Funda de iPhone con forma de paquete de patatas fritas (Moschino, 48€) Tendencia foody: la moda que se inspira en la despensa
  • Brazalete con forma de lata de caviar (Chanel) Tendencia foody: la moda que se inspira en la despensa
  • Bolsos con forma de brick de leche (Chanel) Tendencia foody: la moda que se inspira en la despensa
  • Complementos de Moschino con los colores comportativos de McDonald Tendencia foody: la moda que se inspira en la despensa
  • Bolso 2.55 de Chanel Tendencia foody: la moda que se inspira en la despensa
  • Cesta de la compra (Chanel) Tendencia foody: la moda que se inspira en la despensa
  • Bolso con logotipo con el tigre Frosties (Anya Hindmarch, 1.700 €) Tendencia foody: la moda que se inspira en la despensa
  • Bolso con forma de huevera (Chanel) Tendencia foody: la moda que se inspira en la despensa
  • Clutch con forma de caja de Corn Flakes de Kellogg's (Anya Hindmarch, 1.250€) Tendencia foody: la moda que se inspira en la despensa
  • Bolsos de Moschino Tendencia foody: la moda que se inspira en la despensa

 "Tener sentido del humor y ser algo irrespetuoso: eso es lo que necesitas para hacer que la leyenda sobreviva", dijo Karl Lagerfeld en una ocasión. El director creativo de Chanel dio buena cuenta de esta afirmación en la presentación de su colección de otoño hace unos meses en París, cuando convirtió el Grand Palais en un supermercado lleno de glamour.

Cara Delevingne, su musa y "la Charlie Chaplin del mundo de la moda", como la definió el propio diseñador, fue la encargada de abrir el desfile vestida con un chándal repleto de agujeros y un abrigo oversize porque no hay nada menos cool que ir a la compra en tacones. "Si quieres verte ridícula, ve al supermercado en stillettos", señaló al acabar el desfile en el que el calzado estrella fue la sneaker, a la que lleva subiendo a la pasarela un par de temporadas.

Estaba claro que Lagerfeld, que siempre se había declarado detractor de la ropa deportiva ("el pantalón de chándal es un símbolo de derrota", dijo), había conseguido lo que quería: ser el centro de atención y que la prensa y los blogs de moda no dejaran de hablar de él. 

Las modelos lucieron las prendas de Lagerfeld en un entorno nada convencional que, a priori, poco tenía que ver con la sofisticación. Las estanterías estaban repletas de productos que se pueden encontrar en cualquier supermercado, pero con etiquetas de Chanel (Choco de Chanel, Lait de Chanel...), que al finalizar el show se convirtieron en objeto de deseo de público. Pero ahí estuvo el personal de seguridad de la maison para impedir que el atrezzo cayera en sus manos. 

La repentina pasión de Karl Lagerfeld por los supermercados y la comida no acaba aquí. Las modelos lucieron complementos que no dejaron indiferente a nadie: brazaletes que imitaban a latas de caviar de las que salían perlas en lugar del manjar, hueveras que en realidad eran bolsos e incluso se atrevió a embasar al vacío su icónico bolso 2.55 con una etiqueta en la que se podía leer 100% argnus (100% cordero). 

Lagerlfed no es el único 

Mientras que el káiser se inspira en productos gourmet, Jeremy Scott, que se estrenaba al frente de Moschino, lo hacía en la comida rápida. Sus propuestas se inundaban del rojo y el amarillo, los colores comporativos de McDonald's. El diseñador convirtió los característicos paquetes de patatas fritas en fundas de móvil, los bolsos se llenaron de emes (de Moschino, no de McDonald's) y vistió a las modelos con uniformes prendas que recordaban a los uniformes de los empleados del resturante. 

La diseñadora Anya Hindmarch ha usado como estampado para sus bolsos las ilustraciones que decoran las cajas de cereales, galletas y detergentes

También en tiendas low cost 

Esta fiebre por lo 'foodie' también ha llegado a las tiendas low cost. Firmas como Cállate la boca, que desde hace varios años comercializa camisetas, sudaderas y llaveros con el logotipo del clásico bote de Cola Cao, o la catalana Smooooth clothing, que llena sus camisetas, sudaderas y leggins de estampados tipo wallpaper de gominolas, hamburguesas, sushi y palomitas, se adelantaron a esta tendencia. Bershka ya comercializa una cartera con forma de paquete de galletas.





    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario