En busca de nuestro sitio

Moda

Lo mejor y lo peor de la segunda jornada de la MBFWM

  • El primer desfile de la jornada y ya empezamos fuerte, por partida doble con Ulises Mérida y Moisés Nieto. 
  • El broche del día lo puso Hannibal Laguna con sus vestidos de red carpet. 
  • Andres Sardá: primavera-verano 2016
  • Andres Sardá: primavera-verano 2016 Andres Sardá: un homenaje a África
  • Andres Sardá: primavera-verano 2016 Andres Sardá: un homenaje a África
  • Andres Sardá: primavera-verano 2016 Andres Sardá: un homenaje a África
  • Andres Sardá: primavera-verano 2016 Andres Sardá: un homenaje a África
  • Andres Sardá: primavera-verano 2016 Andres Sardá: un homenaje a África
  • Andres Sardá: primavera-verano 2016 Andres Sardá: un homenaje a África
  • Andres Sardá: primavera-verano 2016 Andres Sardá: un homenaje a África
  • Andres Sardá: primavera-verano 2016 Andres Sardá: un homenaje a África
  • Andres Sardá: primavera-verano 2016 Andres Sardá: un homenaje a África

Los sábados de madrugón merecen la pena cuando haces lo que te gusta (aunque tengas que 'pelear' por encontrar un sitio, como nos pasó en el desfile de Juanjo Oliva y al que no pudimos asistir). El primer desfile de la jornada y ya empezamos fuerte, por partida doble con Ulises Mérida y Moisés Nieto. 

Haiku es el título que Mérida ha puesto a su colección, que toma su nombre de los breves poemas japoneses -compuestos por 17 sílabas- que están cargados de emoción. Son aparentemente sencillos, pero esconde una gran complejidad, como sus prendas, un total de 24 creaciones en gris, naranjas rojizos, ciclamen, azules medios, magentas y morados. Lo mejor: su forma de presentar la sensualidad femenina con forma estéreas y arquitectónicas. 

Con Moisés Nieto viajamos a la España de las suecas, la sangría, el latin lover, el flamenco y las salas de fiesta que escondían los secretos de actrices de la talla de Gracia de Mónaco, Ingrid Bergam y Sofía Loren. Sí, estamos hablando de la España cañí, un puñado de tópicos que no retratan la libertad y ladiversión en plena dictadura. Minifaldas y culottes se mexclan con faldas y trench midi, siluetas de los 60 que se tiñen de camel y azul, rojo intenso. Nos quedamos con las prendas de algodón de efecto toalla -no hemos escapado del verano y ya estamos pensando en él-. 

El desfile de Andrés Sardá siempre es uno de los más esperados. La firma catalana llevó África a la pasarela con Voyage Sauvage, una colección repleta de sensualidad en color caqui y gabardina e incluso se atreve con el patchwork, estampados animales, florales en ropa interior y la moda de baño. Lo peor, la luz. En cuanto las modelos salían a la pasarela, los focos no daban directamente en ellas, una lástima que hasta que no se daban la vuelta no pudimos contemplar la maestría de la aguja de Andrés Sardá. 

Las líneas curvas de Eero Saarinen inspira la colección de ondulantes siluetas que nos conduce a una propuesta tecnológica y romántica de Amaya Arzuaga El cuero trenzado stretch, crépé elástico, rejilla transpirante y tul plisado y estampado han sido los materiales con los que Amaya Arzuaga ha creado sus vestidos tridimensionales, los pantalones de tiro bajo, las golas en los cuellos y los monos con pliegues. Pura arquitectura hecha moda. 

El broche del día lo puso Hannibal Laguna con sus vestidos de red carpet: organza, encaje, transparencia que lucirán las celebs patrias en los Goya o en los festivales de cine. 




Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"