Un cuadro de vestido

Un cuadro de vestido

Los colores vivos del cuadro de Mondrian de 1965 conquistaron a Yves Saint Laurent, tanto que se inspiró en la obra impresionsita del holandés  De cóctel y sin mangas, ha servido de inspiración para muchas otras firmas (SuiteBlanco lo clonó hace unos años).