Moda

Tres claves para ir a a la nieve y no pasar frío... ni demasiado calor

  • No es bueno llevar prendas de algodón porque no son transpirables y te harán sudar.
  • Además, hay que seguir la llamada 'ley de las tres capas'. Te contamos en qué consiste.
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última
  • 21 prendas para ir a esquiar protegida del frío... y a la última

Mantener el cuerpo activo durante todo el año y, además, respirar aire fresco en espacios abiertos resultan imprescindibles para conservar  un estado de forma saludable y sentirse bien. Las bajas temperaturas no deberían ser un freno para la práctica deportiva, sino todo lo contrario. La actividad física ayuda a mejorar la circulación, y con ello, a combatir el frío. Asimismo, invertir en deporte y vida sana contribuyen a que el sistema inmunológico funcione, evitando las recurrentes enfermedades invernales.

Pero es una realidad que con la llegada del frío, muchas son las personas a las que les cuesta más salir a practicar deporte. Conseguir el disfrute, pese a las bajas temperaturas, y combatir el sedentarismo son los objetivos de Izas Outdoor. Con 25 años de trayectoria en el sector deportivo, la marca española especializada en running, montaña y ciclismo, nos da las claves.

3. La ley de las tres capas

Para combatir el frío, se aplica la ley de las tres capas. Según expertos de Izas Outdoor, “hay tres prendas básicas que resultan clave: una capa base con prendas térmicas, tanto superior como inferior; encima de ésta utilizar una prenda tipo powerstretch ligera; y para finalizar ponernos una última capa tipo cortavientos (softshell) o chaqueta insulada, es decir, con relleno térmico”. La característica de esta última capa es aislar al cuerpo de las inclemencias meteorológicas: agua, nieve y viento, entre otras.

2. No utilizar prendas de algodón

La importancia de vestirnos con prendas fabricadas con materiales técnicos es mantener el calor en el cuerpo, no dejar pasar al frío y evitar el sudor, para no caer en los resfriados. “A primera vista, la camiseta de algodón pueden darnos la falsa impresión de ser más caliente. Pero no transpira y acabaremos bañados en sudor. Sería un error utilizarla como capa base, que es precisamente la que va pegada al cuerpo”, afirman desde Izas Outdoor. El resto de prendas también deberían cumplir las mismas características para que continúe la transpiración a través de las capas hacia el exterior.

3. Elegir un buen calzado y accesorios

En el calzado lo más importante es elegir uno que se agarre bien al suelo en diferentes terrenos, resbaladizos o pedregosos, que tenga un buen grip. Y para mantener el calor en los pies, otro aspecto clave: que las zapatillas sean impermeables y utilizar unos calcetines transpirables que dejen pasar el sudor. También es conveniente proteger las zonas expuestas, como la cabeza y las manos, con gorro y guantes.