Charla con Mujer.es

Moda

Vicky Martín Berrocal: "Tengo complejos y no me puedo poner todo lo que quiero"

  • Embajadora de Violeta by Mango desde que se creó la firma el año pasado, ahora se estrena como diseñadora con una colección cápsula. 
  • Seis vestidos impregnados de la personalidad de la sevillana, a precios low cost, que están inspirados en sus prendas más icónicas. 
  • Vicky Martín Berrocal, imagen de Violeta by Mango
  • Colección cápsula de violeta by Mango que ha creado Vicky Martín Berrocal

Diseñar, diseñar, diseñar. La mente de Vicky Martín Berrocal no para de crear, ya sean trajes de gitana, vestidos de novia o vasos de Nocilla. Su última apuesta, una colección cápsula, compuesta por seis vestidos, que acaba de sacar a la venta Violeta by Mango, línea de la que es imagen desde que se creó el año pasado.

Hace 10 años, cuando empezó diseñando los primeros vestidos de gitana, no se imaginaba dónde iba a llegar su éxito y mucho menos que iba a colaborar con la firma catalana. "Veía MANGO como un peso pesado. Quién me iba a decir que iba a tener un hueco aquí y a ser imagen de la marca en 18 países. Y encima que pudiera diseñar una colección mía, imaginarlo hubiera sido un despropósito.

MANGO la escogió como embajadora por sus curvas, porque es una mujer "rotunda", como ella misma se ha atrevido a definirse. "Los kilos pesan lo que pesan. Creo que es más importante cómo lo lleves y la actitud que tengas ante la vida”, bromea cuando le preguntamos si le pasan más los kilos o los 40 años que acaba de cumplir.

Algo está cambiado en el mundo de la moda. Cada vez son más firmas las que se animan a crear colecciones con mayor variedad de tallajes, tanto grandes como pequeñas, como es el caso de la firma de Isak Andic o Asos Curve.

Sin embargo, según Vicky, aún queda un largo camino por recorrer. "El ritmo debería acelerarse porque  no hace sentir bien a la mujer real, a la que no vive de la moda. No nos damos cuenta de que lo que vemos es gente que vive de la moda, que se mantiene así para su profesión y que tiene que tener una talla 34 por narices porque si no no entra en esos desfiles de Alta Costura”.

La clave de su estilo: conocerse a sí misma

Se define como una mujer rotunda porque no tiene término medio. "Soy una mujer de excesos. Lo que me gusta es lo que quiero y no me quieras convencer de que se lleva otra cosa porque no voy a entrar ahí. Soy rebelde", dice.

Se viste con lo que más le gusta porque sus curvas nunca le han puesto límites porque ella "no tiene límites. No me puedo poner todo lo que quiero, pero me conozco y sé lo que me favorece y lo que no. Intento resaltar lo bueno que tengo y esconder lo que no me gusta tanto".

Una regla que siempre cumplen todos sus outfits, y los seis diseños que ha creado para Violeta by Mango, es el largo de los vestidos. “Me gustan por debajo de la rodilla, por encima no me lo pongo, prefiero esconder esa parte de mi cuerpo". 

Y en verano… ¡bañador! "Soy de pieza entera. Reconozco que el invierno es más elegante porque el verano saca lo peor de uno (la piel, los pies, la celulitis, suda una, el pelo se riza…). Pero cuando llega la hora de ir a la playa, prefiere no pensar. "Me tumbo y que sea lo que Dios quiera", bromea.

No le obsesiona su cuerpo

Ha diseñado los nuevos vasos de Nocilla, su gran perdición. "Como Nocilla con roscos (colines). No hay nada que me guste más, mi madre me la quitaba de las manos de chica”, reconoce.

De niña, como le ocurre a su hija, que tiene 15 años, tenía curvas. "Claro que tengo complejos. Con 13 años tenía una talla 44 y con esa edad es complicado, te pueden decir cosas otras niñas. Y ahí es difícil”. Sin embargo, siempre ha sido muy segura y en el fondo le “daba lo mismo”. "Dentro de mi coraje, decía ‘hay que ver lo que tengo que pelear esto’, pero ni dejaba de comer ni nada de eso", concluye.

Enemiga acérrima del Photoshop

Cada vez más celebrities se animan a compartir imágenes en las redes sociales al natural, sin maquillaje ni trampa ni cartón. Vicky, que siempre ha presumido de curvas, es una de ellas.

Como hizo hace unas semanas Cindy Crawford, que se atrevió a posar sin retoques y en biquini en una revista, la diseñadora no ha querido que las fotografías del catálogo de Mango pasasen por el Photoshop. ”Yo me muestro como soy y discuto mucho lo del Photoshop. No puedes confundir porque luego la calle habla por sí sola”, comentó, aunque reconoce que "las sesiones de fotos varían mucho de lo que es una realmente"

No es partidaria de maquillar la realidad porque "cada mujer es un mundo". Lo mejor, "sentirse bien y defender lo que una tiene. Levantarte y decir ‘esta soy yo y tiro para adelante". 



Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"