A Salma no le gusta perder la elegancia

A Salma no le gusta perder la elegancia

Si el vestido es ceñido, suele llevarlos a la altura de la rodilla, sígno de su sofisticación.