Natalia Sánchez se decantó por un Ion Fiz con el que no parecía sentirse muy cómoda: la abertura le jugó una mala pasada

Natalia Sánchez se decantó por un Ion Fiz con el que no parecía sentirse muy cómoda: la abertura le jugó una mala pasada