Ya es la digna heredera de Lady Di

Moda

Kate Middleton cumple 33 años siendo la reina del estilo British

  • Sus abrigos trapecio, su pelo con tirabuzones y los vestidos de gala de corte sirena, claves de su estilo.
  • La duquesa de Cambridge no duda en ponerse el chándal, botas de agua o descalzarse si el evento lo requiere.
  • Kate Middleton de gala en NY

Kate Middleton llegaba al mundo el 9 de enero de 1982 en el condado de Berkshire, pero no sería hasta el año 2005 cuando la prensa de medio comenzara a interesarse por esta bella joven de sonrisa eterna.

En aquellos momentos comenzaba a rumorearse que Kate mantenía una relación con Guillermo, el hijo mayor de Carlos de Inglaterra y Lady Di y ella no disimulaba su mal humor cada vez que veía a un paparazzo cámara en mano seguirla hasta su casa.

Un romance con sus idas y venidas como el de cualquier pareja joven (en 2007 rompieron y después retomaron su historia de amor), pero que terminó en boda de cuento de hadas el 29 de abril de 2011 convirtiendo a la hasta ahora llamada Catalina en duquesa de Cambridge.

La popularidad de Kate ha ido en aumento año tras año y junto a Guillermo se han convertido en los royals más queridos de Europa gracias a su simpatía y naturalidad a la hora de acudir a eventos oficiales. Les hemos visto bailar, jugar a beisbol, divertirse viendo un partido de fútbol y dedicarse gestos de cariño en numerosas ocasiones.

En cuanto a su estilo, Kate Middleton ha pasado de ser una joven inglesa de provincias vestida con vaqueros y camisetas, a ser una futura reina con un estilo British de lo más chic y apropiado para una mujer que justo hoy cumple 33 años.

Repasamos en 5 claves el estilo de la duquesa de Cambrigde, de la que a día de hoy ya sí que podemos decir que es la digna heredera de la que sería su suegra, la fallecida Diana de Gales.

1. De Alexander McQueen a ropa low cost.Todo lo que Kate Middleton se pone... se agota en las tiendas. La duquesa de Cambridge genera 700 millones de euros en la industria textil británica. Para el día de su boda, Kate eligió, como no podía ser de otra manera, un diseñador británico: Alexander McQueen. Y de él ha llevado numerosos vestidos y abrigos, al igual que de la diseñadora Diane von Furstenberg.

Pero además, Catalina ha popularizado algunas marcas inglesas hasta ahora quizá poco conocidas en el resto del mundo como Jenny Packham (el vestido que llevó tras dar a luz era suyo, por ejemplo), Whistles (firma low cost), Issa o Seraphine (ropa premamá). También lleva prendas de Zara y Mango, que combina a la perfección con otras más caras.

No abusa de los colores vivos (aunque en verano está ideal con vestidos verdes y amarillos) y para la noche se suele decantar por los tonos más pastel, como el nude o el rosa empolvado, o el negro. Las transparencias no caben en su armario y tampoco los grandes escotes, aunque sí que suele marcar sus curvas con vestidos de noche entallados incluso durante sus embarazos.

Su firma favorita de zapatos es LK Bennet aunque también suele usar modelos de Jimmy Choo. Este invierno la hemos visto con botas mosqueteras de ante pero lo habitual es que use peep hoes o elegantes salones de tacón alto que tiene en todos los colores.

2. Discreta y chic a partes iguales. Cuando tiene que ir de sport, va de sport; cuando tiene que ir de gala, saca los joyones de la familia de su marido y los vestidos de Alta Costura y es la más chic. Sin duda, la palabra que define el estilo de Kate es 'sencillez'.

No abusa de joyas y complementos (siempre lleva su anillo de compromiso, que perteneció a Lady Di, y poco más), le encantan los tocados (que suele llevar colocados en un lado de la cabeza) a juego con el color de su abrigo y sin grandes plumas o abalorios. Su creador fetiche para este complemento tan inglés: Phillip Treacy.

Cuando la vemos en eventos nocturnos o de gala, Kate luce como nadie las joyas de la Corona británica. Todas son 'prestadas' por la Reina Isabel II, como el maravilloso collar de Cartier de esmeraldas y brillantes que ha usado en varias ocasiones o la tiara Halo también de Cartier que lució el día de su boda con Guillermo.

3. El abrigo recto por la rodilla, su prenda fetiche. Si la Reina Isabel II siempre va perfecta con sus abriguitos conjuntados con sus vestidos y tocados, parece que Kate le hace un guiño a la abuela de su marido y le encantan los abrigos rectos por la rodilla. Los tiene de todos los colores y tejidos (tweed, lana...), del negro para misas y funerales, al rojo, azul baby, amarillo o fucsia (como el que lució en Nueva York con no demasiado acierto).

Durante su primer embarazo y ahora con este segundo, Kate disimula su tripita gracias a esta prenda de corte recto, que combina con vestidos, botas altas o zapatos de salón. Es raro verla con trajes de chaqueta y suele llevar más vestidos y faldas (siempre por encima de la rodilla) que pantalones de vestir (salvo cuando asiste a actos más informales y lleva pitillos).

4. No suele repetir modelito.Comparada en muchas ocasiones por los medios británicos con la Reina Letizia (muchos incluso han dicho que la española gana en estilo a Catalina), Kate no es como la soberana española que recicla sus vestidos una y otra vez (incluso demasiado). Aunque últimamente la hemos visto con alguna falda de la temporada pasada, lo normal es que la duquesa estrene vestido cada vez que tiene que asistir a un acto.

5. Su pelo, intocable. Pocas cosas definen mejor la personalidad de Kate como su melena. Nunca la hemos visto con el pelo corto ni cambiar su estilo. Es habitual verla con el pelo suelto y con sus característicos tirabuzones. Sólo en una ocasión, en 2013 la hemos visto con un flequillo largo con el que no estaba demasiado favorecida. Sus mechas tampoco varían con el paso de los años y en Reino Unido son las más buscadas por las jóvenes que quieren ser como Kate. Para la noche suele elegir recogidos bajos de estilo italiano o sencillas coletas medias, y huye de trenzas o peinados 'de tendencia'.


Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"