Kate y Guillermo, en Tuvalu, como peces en el agua

Kate y Guillermo, en Tuvalu, como peces en el agua