Flores, flores... ¡muchas flores!

Flores, flores... ¡muchas flores!

Fue Leatitia Casta, una de sus últimas musas, en los 90 la encargada de hacernos soñar con un vestido de novia a base de flores que poco escondía a la imaginación.