Su vuelta a Cibeles, muy polémica

Moda

El día que Felipe Varela se vistió como Pitbull e ignoró a la reina Letizia

  • El modista de cabecera de la reina Letizia no había desfilado y ya le llovían las críticas. 
  • Con media hora de retraso y tras varios imprevistos, por fin salieron las modelos a la pasarela con unos looks que no podrían ser más antagónicos al estilo de Doña Letizia. 
  • Felipe Varela: colección otoño invierno 2016-2017
  • Felipe Varela: colección otoño invierno 2016-2017
  • Felipe Varela: colección otoño invierno 2016-2017
  • Felipe Varela: colección otoño invierno 2016-2017
  • Felipe Varela: colección otoño invierno 2016-2017
  • Felipe Varela: colección otoño invierno 2016-2017
  • Felipe Varela: colección otoño invierno 2016-2017
  • Felipe Varela: colección otoño invierno 2016-2017
  • Felipe Varela: colección otoño invierno 2016-2017

Todavía no había desfilado y ya le estaban lloviendo críticas. Felipe Varela, como la reina Letizia y una de sus clientas más fieles, no deja indiferente a nadie y su modus operandi así lo ha demostrado. Durante toda la jornada en la sala de prensa no se hablaba de otra cosa que no fuera del diseñador que más veces ha vestido a la esposa de Felipe VI. 

El desfile estaba programado para que empezara a las 19.00 horas, sin embargo, dentro aún no estaba preparado y la prensa tuvo que esperar fuera. El hermetismo era total y todo el mundo se preguntaba qué ocurría dentro. ¿Si en el resto de presentaciones se puede acceder al recinto 10 minutos antes por qué hoy no? Porque Felipe Varela es diferente. 

El reloj marca las 19.10 y la prensa está nerviosa. Las modelos aún no han salido de la sala donde Felipe Varela y su equipo las han vestido con el mismo mimo que una novia el día de su boda y nadie entiende nada. "Están pasando la aspiradora", comenta a los periodistas un miembro del equipo de seguridad de la MBFWMadrid. 

Cinco minutos después las gradas se iban llenado. En un lado del front row, periodistas, en el otro, ninguna cara conocida, pero sí mujeres, de más de 40 años, vestidas con prendas que podríamos identificar perfectamente con el estilo clásico de Felipe Varela y con alguna pieza que ya ha lucido la reina Letizia: eran sus clientas. 

Nadie entendía por qué no acababan de salir las modelos. Las luces blancas que deberían iluminar la pasarela no se encendía y había que arreglarlo, pero los técnicos no supieron como solucionarlo. Felipe Varela se había quedado sin luces. Más de media hora después de la hora prevista, empezó a sonar la música, muy alta, que pinchaba Cristian Varela, "DJ amigo de la marca". 

Cuando por fin aparece la modelo con el primer look, un abrigo en tripe crepe de lana, red de metal y zorro y vestido en red de neopreno, no puede ser más antagónico a doña Letizia. El primer look era solo un aperitivo de lo que íbamos a ver, una colección que resuma sexualidad: vestidos muy cortos, transparencias, escotes y vestidos con aberturas infinitas en la pierna. "La colección Crystal Army representa un diálogo entre una estricta y rigurosa estética futurista, marcada por la pureza de líneas y cortes que evocan velocidad y movimiento; y el exceso provocador y arriesgado de la cultura hip-hop que le imprimen un carácter deportivo, pero extremadamente femenino, sofisticado y seductor", rezaba la nota de prensa. 

Sobre la pasarela, elementos fríos como la malla de metal, el níquel, la red de neopreno, las cadenas o los cristales de Swarovski, mientras que su línea más urbana está repleta de pantalones de chándal, chaquetas bomber, pantalones baggy y estampados de camuflaje en tonos ártico y dark interpretados en clave de lujo. 

Los vestidos de noche combinan en algunos casos hasta cuatro texturas diferentes y han exigido más de 2.300 horas de trabajo manual para dar como resultado una propuesta más erótica que elegante en clave deluxe que roza la ostentosidad, propios de alguien al que le gusta todo a lo grande. 

Tras el carrusel, Felipe Varela salió a saludar -a pesar de que había rumores de que no lo haría para conservar su intimidad- con un total look negro y, emulando a Pitbull, con gafas de sol. Fin. 

Una tarde llena de polémica

A tres horas de que empezara el desfile, no había rastro de Felipe Varela. El diseñador fetiche de la reina Letizia estaba jugando muy bien sus cartas, tanto que todo el mundo se pregunta dónde estaba. Lo habitual es que los diseñadores, que tienen un espacio habilitado para que las modelos se puedan probar sus diseños, estén unos días antes en IFEMA preparando el desfile. A Alvarno y Esther Noriega, por ejemplo, que han desfilado este lunes, se les ha visto durante la MBFWM dando los últimos retoques a la puesta en escena de la colección y charlando con los periodistas. 

Si lo que quería Felipe Varela con esto era generar expectación, lo logró. Eso sí, todavía no ha desfilado y ya le llueven las críticas. "Por muy discreto que sea, no entiendo por qué no hace lo mismo que los otros diseñadores y se reúne con los periodistas para comentar la colección. Si él no quiere aparecer en los medios, qué menos que alguien de su equipo estuviera aquí y nos facilitara el trabajo", comenta a Mujer.es la periodista Lara Diéguez de la revista 'Avenue Illustrated'. 

¿Por qué la Reina no fue al desfile? 

Era la presencia más esperada, pero la reina no se dejó ver. Felipe Varela quería celebrar el vigésimo aniversario de su debut en Madrid. Aunque hubiera sido un gesto muy cariñoso sentarse en el front row por parte de doña Letizia y atraería a medios de comunicación nacionales e internacionales por el interés que la reina suscita en todo el mundo, la presencia de Doña Letizia hubiera favorecido a Varela y discriminado al resto de diseñadores.

Hasta ahora, doña Letizia nunca ha asistido a ningún desfile ni presentación oficial de la Semana de la Moda madrileña, además hay que sumarle que las apariciones públicas de la soberana se han reducido drásticamente ante el complicado escenario político actual que no hubiera hecho más que avivar la polémica. 

- No te pierdas la colección de Felipe Varela, en imágenes