De blanco y corto

Moda

Doña Letizia 'renueva' la monarquía con su forma de vestir: el protocolo tradicional no va con ella

  • Ha acudido a un acto de la Guardia Civil y no ha seguido la tradición que recuperó doña Sofía de llevar vestido largo negro, mantilla y peineta. 
  • Como símbolo de respeto ha lucido uno de los conjuntos más importantes de su vida, el vestido que llevó el día de la entronización de Felipe VI. 

Doña Letizia se salta el protocolo

La forma de vestir de doña Letizia es (casi) impecable. Con el paso de los años ha sabido encontrar su verdadero estilo, que cada vez se vuelve más sofisticado. Desde que es reina ha ampliado su armario y ya no solo confía en Felipe Varela, nuevas firmas y diseñadores se han hecho un hueco en su guardarropa, como Carolina Herrera o Nina Ricci. Sin embargo, si hubiera que ponerle un pero a sus looks serían los que lleva a los actos militares o el de este miércoles de la Guardia Civil en Vitoria, y que tienen protocolos similares. 

"En las entregas de despachos de los militares a veces falla. Doña Letizia va bien en los actos de gala, que va de largo, pero en la entrega de despachos, que a las señoras les requiere media gala, con trajes de chaqueta o vestidos, debería solidarizarse con ellas si se arreglase un poco más. Las esposas, hermanas y novias de militares hacen un esfuerzo ese día y se arreglan más que cualquier día. La Reina es parte de esas mujeres porque es mujer de un militar", nos comentaba hace unos meses María Luisa Funes, autora del libro ‘Estilo Letizia’ (Editorial Planeta).

Este miércoles la Reina ha acudido a la Entrega de la Enseña Nacional a la 11ª Zona de la Guardia Civil en el País Vasco con el que se reconoce  el mérito de los guardias civiles .Contra todo pronóstico,  doña Letizia escogió un outfit que se alejaba del protocolo tradicional: un vestido corto. "Lo lógico hubiera sido que hubiera llevado un vestido negro y largo con mantilla y peineta", apunta Marina Fernández, de la Escuela Internacional de Protocolo.

La soberana no siguió la tradición de la mantilla, peineta y el vestido largo y negro que recuperó doña Sofía en sus primeros actos con la Guardia Civil y que sí hizo en 2005, en un acto similar de la misma institución en el que pronunció su primer discurso como Princesa de Asturias.

Hoy no ha seguido el legado de la reina emérita, sin embargo, se ha enfundado un outfit cargado de simbolismo, el conjunto de Felipe Varela que llevó el día de la entronización de Felipe VI y que no se había vuelto a poner. "Era su particular forma de lanzar un mensaje de modernidad, pero a su vez también de respeto hacia la Guardia Civil”, comenta la experta en protocolo.

¿Cuándo debería Doña Letizia ponerse mantilla?

La mantilla tiene su propio protocolo y solo deberían ser negras, como la que se debe llevar a los actos de la Guardia Civil, o blancas. "Las de colores a juego con los vestidos no atienden a la tradición protocolaria. La  blanca es para las mujeres solteras y la negra, para casadas o viudas", apunta Fernández.

Sin embargo, existe una excepción: las reinas católicas puede llevar mantilla blanca cuando estén en presencia del Papa, que solo lo son la española, la belga y la luxemburguesa y se conoce como  ‘el privilegio blanco’.  

¿Se está modernizando la monarquía?

En discurso de don Felipe el día que fue proclamado rey fue el principio de la evolución en una institución tan tradicional como la monarquía. Hasta siete veces repitió la palabra ‘renovada’ para referirse a la monarquía. "Desde hoy, encarno una Monarquía renovada para un tiempo nuevo. Y afronto mi tarea con energía, con ilusión y con el espíritu abierto y renovador que inspira a los hombres y mujeres de mi generación", señaló Felipe VI.

"No puedo afirmar que doña Letizia quiera modernizar la monarquía, pero  sí estamos viendo una serie de gestos de los que se desprenden nuevos aires en la monarquía, como nos contó en el discurso el 18 de junio. Modernidad es su voluntad”, comenta Marina Fernández.  

La presencia de la soberana tiene que pasar desapercibida y son los pequeños detalles los que denotan que algo está cambiando en la monarquía española. El último signo de evolución ha sido la ruptura con la etiqueta. "Su manera de modernizar es callada", aclaran desde la Escuela Internacional de Protocolo.

El look de doña Letizia el día de la entronización es un paso más en el camino hacia esa institución renovada que anhelan los reyes. La soberana no fue de largo ni escogió un vestido ostentoso como se esperaba, fue fiel a su diseñador de cabecera y recicló un clutch y unos zapatos que había usado en otras ocasiones.

Solo una semana después de la proclamación, don Felipe y Doña Letizia comenzaron con las primeras recepciones en El Palacio de El Pardo con varias oenegés, entre la Plataforma de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales, que era la primera vez que el colectivo gay que se reunía con los reyes de España. 



Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"