El brillo se paga muy caro

Moda

Beyoncé se gasta más dinero en su look de los CFDA que Cristiano Ronaldo en su casa

  • La cantante se enfundó un conjunto de Ricardo Tisci para Givenchy y que coordinó con unas joyas con precios prohibitivos. 
  • Las firmaba Lorraine Schwartz y el collar estaba compuesto por diamantes de 100 quilates. 

Beyonce

Una oda a la ostentosidad, un capricho de rico o simplemente el look que mejor podría definir a Beyoncé... El look que llevó Beyoncé en los CFDA Fashion Awards, con tanto brillo que era imposible no fijarse en él, es uno de lo más caros de la historia. 

El Council of Fashion Designers of America le reconoció a la cantante con un premio su aportación al mundo de la moda, premio que han recibido Rihanna, Harry Styles o Alexa Chung en otras ediciones, y la ocasión merecía un outfit que fuera espectacular. Y que pasara a la historia. 

La cantante no dudó en enfundarse un conjunto compuesto por un pantalón y una chaqueta en color negro que diseñó en exclusiva Ricardo Tisci, el dierctor creativo de Givenchy, para ella. Pero lo que más llamó la atención no fue su pamela ni sus Louboutin con plataforma y tacón infinitio, sino las joyas con las que accesorizó el Givenchy.

El brillo se paga muy caro, tanto que, aunque posiblemente fuera una cesión de Lorraine Schwartz, las joyas que lució Beyoncé ascienden a más de 7 millones de euros, dos más que la cifra por la que Cristiano Ronaldo ha puesto a la venta su mansión de La Finca en Madrid. El collar, con diamantes de 100 quilates, rondaba los cinco millones de euros, los dos milllones restantes eran los que costaban los pendientes de diamantes de 25 quilates y los cuatro anillos también de diamantes que adornaban sus manos. 

Otros looks millonarios 

Nicole Kidman lució uno de los vestidos más caros de la historia en  los Oscar de 1997. Valorado en 2 millones de dólares, lo firmaba Dior y hoy nos resultaría un tanto anacrónico ver a una celeb con ese color oro verdoso con bordados sobre la red carpet, pero entonces causó furor. 


Aunque el precio de este vestido era prohibitivo, el Dior rosa palabra de honor con el que Jennifer Lawrence se cayó en las escaleras al ir a recoger el premio en 2013 costaba cuatro millones de dólares, lo mismo que le costaba a Michael Jackson mantener durante un a sus hijos o el precio de un Lamborghini Veneno, con un motor V12 de 6.5 litros, 750  caballos capaces de alcanzar los 355km/h.