Dos estilos opuestos

Moda

Bella Hadid y Katy Perry: dos mujeres polémicas de rojo en Cannes, ¿por qué?

  • El Festival de Cannes nos está dando numerosas lecciones de glamour, pero también mucha polémica. 
  • Bella Hadid levantó pasiones con su vestido lencero rojo que dejaba muy poco a la imaginación mientras que Perry se disfrazó de la flamenca del whatsapp. 

Katy Perry y Bella Hadid

Desde que arrancó el Festival de Cannes, no hay día que no haya una nueva polémica. Julia Roberts se quitó los zapatos para pisar la alfombra roja, todo el mundo habló de la modelo Thylane Blondeau que con 15 años asistió por primera vez al festival, las transparencias de Kendall Jenner con su culotte (casi) al descubierto, pero aún nos quedaban los vestidos rojos de Bella Hadid y Katy Perry: tan diferentes pero igualmente polémicos.

Cuando Bella Hadid apareció sobre la red carpet con el vestido lencero que dejaba muy poco a la imaginación era imposible no fijarse en ella. Escotazo de vértigo y abertura lateral infinita que le dio algún que otro quebradero de cabeza porque… ¡no llevaba ropa interior! Y siguió la misma tendencia que Kendall Jenner en los MuchMusic Video Awards de 2014.


Diseñado por Alexandre Vauthier, pertenecía a su colección de Alta Costura y lo combinó con unas sandalias de tiras y joyas con brillantes. Y parece que al verla hemos sentido un flash back porque en 2014 Rita Ora llevó un diseño muy similar al de Bella en MTV Video Music Awards 2014.


Con un estilo totalmente diferente, Katy Perry también está dando mucho de lo que hablar. La cantante no se perdió la Gala amfAR, que recauda fondos para la lucha contra el SIDA, y parece que con eso de estar en Cannes a orillas del Mediterráneo se creyó que estaba en Andalucía… ¡se vistió de flamenca, de la del whatsapp!


Aunque su vestido, lleno de volantes, estaba firmado por Marchesa, quién diría que no se trataba de uno de los diseños de Vicky Martín Berrocal, a quien también le copió el peinado, o Juana Martín. Con corte sirena, tenía un toque muy español, eso sí, no había volantes pero sí flores con las que el vestido tomaba cuerpo.