Bai Ling, con un vestido escultura que no pasó desapercibida

Bai Ling, con un vestido escultura que no pasó desapercibida