En plena época de bodas

Accesorios

Las cuatro cosas que tenemos que tener en cuenta antes de comprar un diamante

  • Cuanto más incoloro, puro, de una talla próxima a la perfección o de un peso importante en quilates. 
  • El valor de undiamante viene dado por las ‘4C’ pero también por su escasez.

Anillo de beaprincess.com

Cuando estamos ante una piedra preciosa como un diamante es habitual que nos sorprenda su belleza, sin embargo, ¿qué características debemos tener en cuenta para saber qué valor tiene? Los expertos aconsejan fijarse en las conocidas ‘4C’: color (colour), talla (cut), pureza (clarity) y el peso en quilates (carat). Los expertos de la joyería online beaprincess.com nos explican qué significa cada una de ellas:

El color del diamante se evalúa sobre una escala que va del blanco excepcional al amarillo más pálido. A nivel de escalas de color, el Gemological Institute of America está elegido como autoridad a nivel internacional para certificar esta escala. Para que no quede ninguna duda, los laboratorios y joyerías que emiten certificados de piedras preciosas usan un espectrofotómetro, un aparato capaz de determinar el color de forma objetiva.

La talla del diamante es la que revela su brillo y pone de relieve las cualidades de la piedra, de ahí el valor que adquiere esta característica. “Para valorar la talla, los expertos se fijan en su calidad (cut grade), su proporción o simetría y el pulido. Los tres aspectos se valoran en los certificados oficiales como Excellent, Very Good, Good o Fair”, explica Judith Rius, Brand Manager de la joyería online beaprincess.com.

La pureza del diamante es la tercera de las ‘4C’. Pueden contener inclusiones y se clasifican como puros cuando ninguna inclusión es discernible con una lupa que aumente 10 veces la visión. Así los diamantes más puros se clasifican como IF, Internally Flawless; los que tienen minúsculas inclusiones apenas perceptibles con la lupa visibles con 10 aumentos son VVS1 y VVS2 (Very Very Small Inclusions); aquellos que contienen pequeñas inclusiones detectables con lupa por un ojo experto son VS1 y VS2 (Very Small Inclusions); y los que tienen pequeñas inclusiones visibles con lupa se clasifican como SI1 y SI2 (Small Inclusions).

También se encuentran en el mercado los P1 (First Pique) con inclusiones fácilmente visibles, P2 (Second Pique) con grandes y numerosas inclusiones que afectan al brillo y P3 (Third Pique) con grandes y numerosas inclusiones que afectan claramente al brillo.El peso en quilates o carat, la cuarta C, determina el tamaño de la joya pero no su precio. Un quilate equivale a 0.2 gramos. El valor de undiamante viene dado por las ‘4C’ pero también por su escasez. “Undiamante de 1,5 quilates es 3 veces el peso de un diamante de 0,5 quilates pero su precio es entre 5 y 7 veces superior. Eso se debe a que hay menos y por tanto el precio sube”, afirman desde beaprincess.com.


El documento llamado ‘Rapaport Diamond Report’ permite relacionar la calidad y el precio de los diamantes fijando la cotización de estas piedras preciosas. Cuanto más incoloro, puro, de una talla próxima a la perfección o de un peso importante en quilates, más escaso es y más valor adquiere en el mercado.

Además, el sector cuenta con certificados que garantizan el valor deldiamante y su procedencia. Así contamos con certificados como el GIA, expedido por el Gemological Institute of America; el HRD, del Hoge Raad voor Diamant, y el IGI, del International Gemmological Institute así como certificados de las propias joyerías. Además, desde el año 2000 el Tratado de Kimberley controla y certifica la procedencia de los diamantes. Este proceso requiere a todos los minorista la compra de diamantes a fabricantes con una garantía que certifique que sus piedras se han obtenido por vías lícitas.