Vístete por la cabeza

Accesorios

Manual de uso del tocado: claves para ser la invitada más sofisticada en una boda

  • Llevar la cabeza atrezzada a una boda o una comunión ya no es solo cosa de atrevidas. 
  • Pero si aún eres un poco reticente, los consejos de las diseñadoras de tocados Ana Matesanz, de Lamatte Tocados, y Cecilia Gómez, de Rita Von, te guiarán en la búsqueda. 
  • Tocados de Lamatte Tocados y Rita Von

¡Es tiempo de bodas! Ceremonia tras ceremonia, siempre nos enforzamos en ser la invitada perfecta. Elegimos con mimo el vestido, que combinamos con los zapatos y la cartera, nos ponemos frente al espejo y nos imaginamos con el peinado que vamos a llevar y, desde unhos años, un nuevo elemento se ha convertido en un básico en los 'weddding outfits': los tocados, las pamelas, canotiers, chisteras.. 

Este verano lo que se lleva es llevar la cabeza atrezada. Para facilitaros la tarea, hemos charlado las diseñadoras con Ana Matesanz, diseñadora de Lamatte Tocados, y con Celicia González, de Rita Von, que nos dan las claves para llevarlo con estilo. (Por cierto, ahora el tocado no es solo cosa de bodas). 

1. Antes de empezar a buscar. “Hay que tener en cuenta la hora del evento”, dice Ana, de Lamatte Tocados (Virgen de la Montaña 1, Cáceres) porque, como recuerda la diseñadora, “no tendría ningún sentido que lleváramos una pamela por la noche”.

Para Cecilia, el 50% de Rita Von (Calle Pelayo, 55, Madrid), “lo importante es que la persona esté segura de sí misma y sepa defender lo que lleve, sea una pamela un tocado o un sombrero”. Te pongas lo que te pongas en la cabeza, vas a llamar la atención, demuestra que estás contenta de llevarlo.

2. Un tocado para cada persona. No existen reglas fijas, por eso lo más recomendable es ir al taller y probárselo porque nunca sabes qué te puede sorprender. Aún así, las dos diseñadoras nos encaminan en la elección.  

- Según tu cara

Redondas: Bandeau, turbantes, las flores en la frente y la cara.

Cuadradas: Chisteras, coronas de flores…  Todo lo que pueda dulcificar la cara con las formas y los colores, con tonos nude o suaves. Eso sí, pero siempre hay quien quiere el efecto contrario, acentuar la forma de la cara, “le recomendamos las flores a la cara o turbantes”, dice Cecilia.

Alargadas: Formas redondas para hacer contraste, que no tengan volúienes hacia arriba, platos, pamelas y canotiers…

- Según tu altura:

Bajita: tocado stiletto. Con base en media frente y elementos como plumas que se coloquen hacia arriba. También pamelas con ala inclinada. Jamás un casquete porque se acharará la figura.

Alta: casquete, pamelas de ala ancha y turbantes.

Rellenita: tocados estrechos que no sobresalgan de los hombros y pamelas de ala corta

Delgada: tocados y pamelas con composiciones ricas en plumas, pamelas de ala media, chisteras.

3. No obviar el peinado.  No existen normas, aunque lo común es adaptar el peinado al tocado y probar. “Tanto las pamelas como los tocados pueden llevarse con pelo suelto, semirecogidos o recogidos. Dependerá de la imagen que quiera proyectar la mujer  y del conjunto del look, más o menos informal”, comentan desde Lamatte.

4. El mayor error. Ambas diseñadoras coinciden: la inseguridad.  “A veces ocurre por una mala sujeción. El tocado se lleva, no nos lleva. Resulta muy poco elegante ver a una mujer pendiente continuamente del  tocado o una pamela porque se mueve. Tiene que estar a prueba de viento, besos y bailes”, bromea Ana.

“¡Si tienes cara de que te lo quieres quitar… ¡has perdido toda la sofisticación!”, señala Cecilia. El tocado más bonito del mundo dará la sensación de ser el más antipático.

5. Quitarlo o no quitarlo: he ahí la cuestión. En teoría deberíamos volver a casa como hemos salido, es decir, con el tocado, la pamela o la corona puesta, pero al final acaba pasando como con los tacones, que al final del día nos los quitamos y nos calzamos unas bailarinas. “La pamela y el tocado, por ejemplo, hay que mantenerlos durante la comida con todas las consecuencias”, dicen desde Rita Von.

Sin embargo, a veces el sentido común será el encargado de decirnos cuándo.”En una boda de día que se alargue hasta la 1 de la madrugada, no tiene sentido estar con la pamela hasta el final. De todos modos,  cada vez más se ha generalizado el poder retirar la pamela o tocado antes del inicio del baile. Incluso en muchas, se dispone una zona para colgarlos de una cuerda y que formen parte de la propia decoración de la fiesta”, comenta Ana Matesanz.

6. Tienen vida más allá de las bodas y no solo para el día. “Se pueden llevar también en eventos de día y de noche, siempre sabiendo qué es lo adecuado en cada momento. En un bautizo o comunión, podemos completar nuestro estilismo con un detalle sencillo. Y también, en contra de lo que en general se piensa, en las bodas de noche, siempre y cuando no lleven ala, cuya función es obviamente, protegernos del sol", recuerda Ana. 

7. ¿Todas podemos llevarlo? ¡Claro que sí! ”Sólo es preciso elegir bien y dejarse asesorar por profesionales, estudiar el resto del look para que equilibre la estética del conjunto y no la destroce. Que prime la elegancia y que, ante todo, ella, se sienta cómoda con lo que lleva”, dice Ana. Cecilia cree que siempre deberíamos llevar tocados “porque son femeninos, favorecedores y nos dan un toque muy distinguido”.

8. Cuando la pamela nos parece muy atrevida… Opta por una diadema de flores con hortensias naturales o un plato a un lado, etc. Si buscas algo que sea especial, la calidad de los materiales es imprescindible. “Se pueden incluir broches, encajes, plumas, flores… pero que sumen y que no resten”,  aconseja Matesanz.

BONUS TRACK:

Truco de Ana Matesanz: “Al igual que un zapato, que debemos familiarizarnos con él el día antes, con los tocados y las pamelas deberíamos hacer lo mismo. Hay que dedicarle un tiempo a ponerlo correctamente”, dice.

¿Cuáles son las tendencias?

Cada vez nos gusta más arriesgar y en los últimos años es más habitual que vayamos tocadas a bodas o bautizos.

Las pamelas triunfan esta temporada, de tonos claros como el beige o el nude, y con composiciones de flores naturales secas, que aportan un toque muy fresco y silvestre. 

Este año, la tónica es que haya menos pluma y más flor. Pero, ojo, no cualquier flor. Si son de tela, que sean de aspecto muy natural, y si son naturales, las hortensias por ejemplo, combinan muy bien con todas las bases y aportan volumen al tocado. 



Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"