Mujer.es cara a cara con la modelo

Ellas

Bimba Bosé: "Con la quimio me rapaba la cabeza cada dos días y tiraba de rimmel para las pestañas"

  • La sobrina de Miguel Bosé nos habla de su lucha contra la enfermedad y del momento que vive actualmente.
  • Este domingo, 19 de octubre, se celebra el Día de la lucha contra el Cáncer de Mama.
  • Bimba Bosé

Fuerte, positiva, optimista, luchadora... Así se muestra Bimba Bosé en los que quizá sean los peores momentos de su vida después de que hace unos meses le detectaran un cáncer de mama.

Bimba es una de las cuatro famosas (junto a Marta Sánchez, Terelu Campos y Eva González) que participan en la séptima campaña contra el cáncer de mama de Ausonia y la aecc, y por supuesto estará este domingo 19 de octubre en la carrera contra el cáncer que se celebrará en Madrid.

La modelo y sobrina de Miguel Bosé ha charlado de tú a tú con Mujer.es y lo cierto es que los sentimientos a flor de piel se palpan en cada una de sus palabras, tanto que no pudimos contener la emoción junto a ella en más de una de sus respuestas. Bimba Bosé se ha convertido en ejemplo de lucha y está dispuesta a vencer la enfermedad con toda su energía positiva y la mejor de sus sonrisas.

Lo primero, Bimba, ¿cómo te encuentras?

Muy bien, fenomenal. La verdad es que en todo el proceso me he sentido muy bien, muy cuidada, muy informada y ahora me siento mejor porque tengo más energía. Está claro que cuando estaba con el tratamiento de quimioterapia estaba ‘tirada’, pero ahora estoy muy bien.

Muchas mujeres que padecen cáncer de mama agradecen tu fortaleza y te consideran ejemplo tras las fotos en las que mostraste tu masectomía, ¿qué te parece?

Me alegro muchísimo porque no es tanto que haya dicho ‘voy a dar ejemplo’ sino más ‘voy a ser yo misma’, y si encima eso ayuda a que todas las mujeres se identifiquen con una actitud y un optimismo, una forma de afrontar una enfermedad así,  bienvenido sea. No me quiero apuntar el mérito de nada sino todo lo contrario, animar a que más gente sea así porque sé que la hay.  Creo que además la enfermedad, cualquiera del tipo que sea, tiene mucho que ver con lo emocional, son psicosomáticas y lo emocional juega un papel muy importante por lo que creo que exteriorizarlas es fundamental. Y me he apuntado ‘al carro de hacerlo’.

"La palabra cáncer da miedo pero he aprendido a ser positiva"

Tú siempre te muestras muy optimista ante tu lucha contra el cáncer…

Es algo que se va trabajando a diario. Obvio que he tenido bajones porque la palabra cáncer da mucho miedo y todavía nos asusta mucho, tiene una connotación negativa muy grande. Cáncer, metástasis, crónico, quimioterapia, mastectomía… Son palabras como de una película de terror, son personajes malvados. Pero aprendes con los días que tienes que vivir con ello y cambiar la rutina que tenías antes.

¿Cómo te enteraste de que tenías cáncer de mama?

Yo me notaba algo raro. Siempre me hacía mis revisiones periódicas. En la última mamografía me detectaron un pequeño carcinoma pero me dijeron que no tenía gravedad y que volviera en seis meses. Yo no me quedé tranquila y me hice más pruebas a un hospital público. La doctora que me hizo la ecografía, a la que estaré eternamente agradecida,  que también lo había tenido hace diez años, me dijo que estaba casi segura de lo que era.

¿Qué se te pasó por la cabeza en ese momento?

Te asusta porque estás en una situación desconocida, porque no es lo habitual por suerte. Te deprimes un poco con las pruebas porque son muchísimas. Es lo más rollo y lo que más te hunde, una vez que lo pasas, ya está. Yo en mi caso, como me he hecho mil tatuajes, piercings y de todo no me asustaba el momento punción de hueso o estas cosas.

Durante la enfermedad es fundamental llevar una vida sana, ¿te cuidas ahora más que antes?

Siempre me he cuidado mucho pero no soy ninguna radical. En España es difícil ser vegetariano y yo lo he sido mucho tiempo, y lo soy aún durante la semana, pero si de pronto el fin de semana me apetece comerme una hamburguesa, pues me la como. Me gusta comer y sé que muchos de los cánceres son por una mala dieta. Es fundamental llevar una dieta saludable.

¿Haces ejercicio?

No me lo programo ni voy a correr a diario, pero soy una persona muy activa. Es básico no estar sentado en el sofá, yo voy caminando a todas partes, en Metro, siempre me estoy moviendo.

¿Cómo reaccionó el mundo de la moda ante tus fotos mostrando tu masectomía?

Entiendo que sean impactante pero por ejemplo una de mis abuelas vio la foto y sólo dijo “Qué bonita la foto” y no se dio cuenta. Luego ya cuando la vio bien, flipó. Es una foto que ya estaba programada y yo me muestro como soy. Nunca he tenido pudor ante las cámaras y ante el arte en una sesión de fotos. En este caso surgió así, nos pareció tan bella la imagen que la pusieron en la portada. Es mi trabajo, siempre lo he hecho y ahora sería extraño para mí esconderme. Luego en la calle yo sí que soy más de ir tapada, pero para hacer fotos, no tengo ningún problema.

"Durante la quimio me rapaba cada dos días"

Muchas mujeres lo que peor llevan es que se les caiga el pelo. Tú has cambiado mucho de imagen siempre, ¿pero cómo llevaste los efectos de la quimio?

Yo me lo rapaba cada dos días el poquito pelo que tenía y estaba bastante calva. Se me cayeron las cejas, las pestañas, tiraba de rimmel a saco (risas). Te ayuda también a ser creativa, a mí me lo ha potenciado porque siempre me ha gustado jugar con mi imagen. No me ha parado nada, me pongo pañuelos con trenza, lazos enormes, de pronto no quería pañuelo y quería tener la cabeza ‘boliche’ al aire…

¡¡Y ahora lo llevas naranja!!

¡Pensaba ponérmelo rosa por el Día del Cáncer de Mama!  Siempre lo he hecho y ahora me apetece mucho. Ahora me estaba ya saliendo pelo y me lo he puesto naranja porque necesito cambiar de aires.

¿Ahora piensas menos en el futuro y aprovechas más cada día?

Yo siempre he sido muy ‘carpe diem’ (risas) y desde que tenía 13 años, en plena adolescencia he sido de vivir el día y ‘chimpún’. Es curioso porque quizá ahora es cuando estoy empezando a hacer más proyectos de futuro o a organizarme más con el futuro, porque no sólo por mí sino por mis hijas, es fundamental.

Tienes dos hijas, de 10 y tres años, ¿cómo han reaccionado ellas ante tu enfermedad?

Mira, la primera decisión que tomé cuando supe que tenía cáncer, después de mi pareja que fue el que primero lo supo, fue decírselo a mi hija mayor. No quería contárselo antes ni a mi madre, quería contárselo a mi hija. (Aquí Bimba, sin perder su sonrisa, se emociona). Era una necesidad porque no quería que le llegase la información de otras partes. Le expliqué todo sin gravedades, lo que tengo, lo que íbamos a hacer, el proceso, cómo me sentía y le dejé claro que podíamos hablarlo cuando ella quisiese. Creo que los niños lo agradecen cuanto más información les des, sin meterles miedo sino diciéndoles las cosas como son.

¿Qué consejo darías a las mujeres que están pasando por lo mismo que tú ahora?

A mí me ha funcionado muchísimo los pasos a seguir: prevención con revisiones y cuanto antes mejor porque a los 28 años puedes tenerlo, ejercicio, cuidarse, hablar de ello, preguntar dudas y sobre todo, sobre todo, intentar identificar de dónde puedes sacar la energía y el optimismo para ver las cosas desde otro prisma.

¿Tú a qué te has agarrado para ser tan positiva?

¡A todo! A cualquier cosa le saco punta y chispa porque eso es lo que más ayuda a quitarle hierro a la enfermedad porque no es tan grave. Hay que tener una actitud positiva siempre.


Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"