La última residencia es Xanadu 2.0, la casa que Bill Gates tiene en Seatle que tiene un valor de 120,5 millones y cuenta con una piscina con sistema de música bajo el agua

La última residencia es Xanadu 2.0, la casa que Bill Gates tiene en Seatle que tiene un valor de 120,5 millones y cuenta con una piscina con sistema de música bajo el agua