Celebrities

La "red de prostitución" que se escondía detrás de Pussycat Dolls sale a la luz

Después de que salieran a la luz los abusos sexuales del productor de cine Harvey Weinstein a las actrices de Hollywood, se ha abierto la veda a nivel internacional para que actrices y cantantes de todo el mundo desvelen el machismo dentro de la industria y el abuso al que se han visto sometidas durante años, siendo uno de los testimonios más impactantes el de Kaya Jones, una de las excomponentes de Pussycat Dolls.

Después del testimonio de Angelina Jolie y Gwyneth Paltrow contra Weinstein o el de la cantante Björk contra un director danés, la cantante Kaya Jones, exmiembro de Pussycat Dolls, ha publicado unos mensajes en su cuenta de Twitter en los que confiesa que la girlsband funcionaba como una "red de prostitución".

"La verdad es que no estaba en un grupo de chicas, estuve en un círculo de prostitución. Cantamos y fuimos famosas mientras que todos los que nos poseían hicieron dinero" aseguraba la cantante de 33 años en su primer tuit haciendo saltar las alarmas. La artista ha confesado que durante sus años en la banda sintió como los mánagers y algunos de los ejecutivos se aprovecharon de ellas, obligándolas incluso a acostarse con otros hombres. Una experiencia traumática que la llevo a abandonar: "sus sueños, a sus compañeras de banda y un contrato de grabación valorado en 13 millones de dólares. Sabíamos que seríamos las número 1" sentencia.

Además, Jones confiesa: "Trataron de silenciarnos, pero nos hicimos más fuertes. Intentaron drogarnos, pero estuvimos más lúcidas. Intentaron ponernos en la lista negra, pero los fans nos siguieron" y da un paso más allá desvelando que muchos artistas sufren abusos y no denuncian por el miedo a terminar con su carrera o amenazas mayores: "A mí me amenazaron de que si hablaba terminarían con mi carrera, o incluso mi vida".

Kaya ha aprovechado este momento en que las situaciones de otras artistas están saliendo a la luz para volver a desvelar el sufrimiento que la acompañó durante sus años en el grupo liderado por Nicole Scherzinger -la mujer de Lewis Hamilton-: "En 2004 se lo dije a los ejecutivos de Hollywood, en 2005-2006 a la prensa y en 2011 lo volví a repetir. Ahora espero que quede más claro y que los medios me hagan caso" asegura en uno de sus contundentes mensajes, que han servido para escandalizar a los fans y algunos medios internacionales que ya condenan a los responsables del grupo.