Celebrities

La familia de José María Manzanares le da su más sentido adiós

Tras abandonar la plaza de toros donde José María Manzanares ha recibido un sentido homenaje, el cortejo fúnebre se ha dirigido en coche hacia la concatedral de San Nicolás de Bari para una multitudinaria misa funeral de cuerpo presente. Allí estuvo presente Yeyes Samper, ex mujer del desaparecido maestro, muy pendiente de su hija mayor, Ana, a la que trataba de infundir ánimo cogiendo su mano.

El torero Juan José Padilla ha destacado que la despedida ha sido "muy solemne y bonita" y se ha emocionado al recordar la última vuelta al ruedo "a hombros de amigos, de toreros y con el pueblo volcado" hacia un "maestro que deja huella".

Por su parte, Vicente Ruiz Soro, muy afectado, ha asegurado que es un día "muy triste" para él, porque despide "a un ser querido". Para el ex torero Manzanares era "una biblia taurina andante por su delicadeza, sutileza y torería", y ha repetido la "amistad y cariño" que compartía con el diestro alicantino, a quien veía como "un padre".

Julián López el Juli, que estuvo acompañado por su mujer, Rosario Domecq, se mostró desolado tras perder a su padrino de alternativa "es un día muy triste. Se ha perdido al maestro de maestros. Ha sido un torero con una clase especial y una persona distinta, especial".

Enrique Ponce se reunió en la catedral con su esposa, Paloma Cuevas que acudió en compañía de su padre, Victoriano Valencia. Tampoco faltó el diestro Manuel Caballero junto a su esposa Carlota, el ex torero Palomo Linares así como amigos del genial diestro como el humorista Arévalo, quien afirmó con tristeza "cuando las cosas son inesperadas te llevas un impacto brutal".

Al finalizar el sepelio, José María Manzanares Jr fue de los primeros en salir. El joven aparecía desolado, intentando contener la emoción después de tantas lágrimas derramadas. Fue entonces cuando su mujer, Rocío Escalona se derrumbó, rompiendo a llorar sobre el hombro de su marido.

Tras ellos podemos sus hermanos Ana, Manuel y Yeyés, acompañados por su madre, quien también lloró la muerte del que fuera su marido.

La misa ha sido oficiada por el capellán del coso taurino, Felipe Martínez, y al término los familiares y más allegados se han dirigido al cementerio para el entierro, ya sin la presencia de los numerosos medios de comunicación.


Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"