Ni cuando asistían a las procesiones de Sevilla, Eva y Cayetano podían evitar besarse

Ni cuando asistían a las procesiones de Sevilla, Eva y Cayetano podían evitar besarse