Celebrities

¿Sabías que no es bueno limpiarte los dientes inmediatamente después de comer?

Siempre hemos pensado que ciertos alimentos o ciertas prácticas beneficiarían a nuestra salud bucodental. Pero podrías estar equivocado y sorprendentemente descubrirías que eso que tu crees que es negativo puede ser de lo más positivo y otras cosas que piensas que son beneficiosas, pueden acabar siendo muy perjudiciales.

A todos nos preocupa lucir de la mejor manera y tener una sonrisa diez. Ya te contamos que existen deportes con cierto riesgo para nuestra salud bucodental. Pues bien existen diversos alimentos y hábitos que a priori nos vendrían bien para los dientes y que finalmente no son así.

El Dr. Carlos Gómez Oliver nos cuenta qué debemos y qué no debemos hacer y comer para tener unos dientes blancos y perfectos.

LOS HÁBITOS MALOS PARA NUESTROS DIENTES...

- Hacer un excesivo deporte ya que según este doctor, "Al hacer deporte se hacen esfuerzos y sin darnos cuenta apretamos los dientes y además la boca se reseca y produce menos saliva. La encargada de proteger el esmalte de nuestras piezas".

- El cepillarse inmediatamente los dientes después de comer. Si sorprendentemente, hay que esperar un tiempo para poder cepillarnos nuestros dientes después de comer. Y es que los ácidos de la comida se esparcen por toda la boca y al hacerlo inmediatamente, los empujamos contra los dientes, perjudicándolos.

- Comer en abundancia pan y pasta, ya que son alimentos muy ricos en almidón y se pueden adherir con facilidad al diente. De este modo se contribuye a la formación de la temida placa dental. Según Gómez Oliver "El pan y la pasta son alimentos sanos y necesarios, pero que tras su ingesta, conviene tener una buena higiene dental".

- El beber agua con gas, ya que se puede disolver el esmalte al contener ácido carbónico.

Y LOS HÁBITOS BUENOS SON...

- Sorprendentemente beber vino. Con dos copitas de vino tinto al día atacan directamente a las bacterias de la boca y provienen la caries. "El vino contiene polifenoles, antioxidantes naturales que disminuyen y retrasan la formación de placa dental. Por lo tanto es bueno siempre que se tome con moderación y dependiendo de la edad".

- Beber agua del grifo, si es potable por supuesto, pues tiene niveles más altos de fluoruro que el agua embotellada.

- Chicle sin azúcar. Aunque no se escuchen muchas cosas buenas sobre los endulzantes artificiales, en cuestiones de salud oral sí ya que el xilitol es un sustituto del azúcar que se puede encontrar en chicles y ataca la placa bacteriana. Además, de que el chicle remueve mecánicamente la placa y las bacterias de los dientes. "En caso de no poder cepillar los dientes, los chicles sin azúcar nos ayudan a mantener una mejor higiene bucal", afirma el Dr. Gómez Oliver.

- Y por último comer chocolate. Sorprendentemente este placer secreto es mejor comerlo si nos apetece algo dulce. Así evitaremos comer chicles pegajosos. Los investigadores japoneses averiguaron que la parte del grano del cacao de la que se extrae el chocolate posee contenidos antibacterianos que podrían evitar la aparición de caries.


Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"