Celebrities

El Rey Felipe y Letizia presiden la entrega de las acreditaciones a los embajadores de la Marca España

Don Felipe y doña Letizia han presidido, en el Museo Reina Sofía, la ceremonia de entrega de las acreditaciones correspondientes a la séptima promoción de embajadores honorarios de la Marca España: los empresarios Gabriel Escarrer y Francisco Martínez-Cosentino, la bailaora Sara Baras, el futbolista Andrés Iniesta, el físico Juan Ignacio Cirac, el Real Instituto Elcano y la Obra Social La Caixa.

Su majestad ha elegido para la ocasión un diseño fiel a la Marca España. Se trata de un abrigo rojo con cuello redondo y manga larga con detalle de volantes en puño de 79,95 euros. Doña Letizia volvió a repetir la camisa con estampado de cuadros de Roberto Verino valorada en 190 euros que estrenó hace unas semanas en la clausura del proyecto de la Fundación Telefónica sobre El valor económico del español, que combinó con un pantalón clásico en negro de Hugo Boss.

El acto se ha celebrado en el auditorio del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid al que han asistido autoridades como el ministro de Educación, Cultura y Deporte, y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo.

El acto ha coincidido con los 1.000 días desde la proclamación de Felipe VI, que ha calificado su reinado como "una carrera larga" que se encuentra en "los inicios", asegurando que le "queda por delante mucho tiempo". El monarca ha reconocido, además, que no había reparado en la efeméride, y ha prometido "continuar con el esfuerzo que merece el Estado y todos los españoles".

Antes de las palabras del Rey, el alto comisionado del Gobierno para la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros, había aprovechado su turno en el atril para felicitar a Felipe VI por cumplirse 1.000 días desde su coronación, el 19 de junio de 2014, tras la abdicación de su padre el Rey Juan Carlos.

"Gracias Carlos por ese recordatorio y por tus palabras generosas, no había reparado en el hecho de que había pasado 1.000 días, pero como piloto uno valora mucho las horas de vuelo, y estamos en los inicios", ha dicho el jefe del Estado subrayando su "compromiso de larga duración" y prometiendo "seguir aprendiendo todos los días" de su reinado.

"Aprendiendo, porque aunque uno esté en la cúspide del Estado, hay que tener los pies en la tierra, y hay que seguir aprendiendo con humildad", ha añadido el monarca, señalando como referentes a los nuevos embajadores de la Marca España.

Para todos ellos, Felipe VI ha dedicado palabras de reconocimiento. De forma especial al Real Instituto Elcano. "Al que he estado vinculado desde los inicios", ha admitido el rey. También para Juan Ignacio Cirac, del que ha destacado su "amor por el estudio, la investigación y la constancia", y por el jugador del Fútbol Club Barcelona Andrés Iniesta, cuyo gol en la final del Mundial de Sudáfrica que proclamó campeona a la selección española "marcará a todas las generaciones que lo contemplaron", según el monarca.

Andrés Iniesta ha sido el único nuevo embajador que no ha asistido a la ceremonia celebrada en Madrid, y ha pedido disculpas por su ausencia con un vídeo que ha sido proyectado en el auditorio del Reina Sofía. Su padre, José Antonio Iniesta, ha recogido por él una acreditación que para el jugador del Barça "es un placer" y "una responsabilidad" que se ha comprometido a asumir mediante sus valores y los del deporte.

El Rey también ha dedicado un guiño especial a la bailaora gaditana Sara Baras, que en la ceremonia ha sido la voz de todos los nuevos embajadores de la Marca España con un discurso emotivo que ha provocado un largo aplauso del auditorio. "Me siento orgullosa, y ahora bailaré con más corazón y con empeño para defender y presumir de nuestra bendita tierra", ha proclamado Baras.

La bailaora ha hecho un alegato del valor de la cultura española durante su discurso, donde ha citado nombres como Federico García Lorca, Salvador Dalí, Pablo Picasso, Pedro Almodóvar o su "querido" Antonio Banderas, y en el que ha reivindicado el flamenco como "una de nuestras manifestaciones culturales más universales, una seña de identidad como pocas y el arte más bonito del mundo", en sus propias palabras, que han aplaudido los Reyes desde la platea.

"Como país tenemos cosas que mejorar, pero también para estar orgullosos. He tenido la suerte de recorrer el mundo y llevar un pedacito de España por muchos países, de conocer culturas maravillosas, y hoy soy el resultado de esas experiencias, pero no somos menos que nadie. España es un país maravilloso, reconocido y querido en el mundo, y nuestra cultura es admirada", ha defendido Baras.