Celebrities

Pedro García Aguado habla largo y tendido sobre la nueva temporada de 'Hermano Mayor'

Pedro García Aguado vuelve con la séptima temporada de Hermano Mayor. Cinco años después de su estreno, el coach continúa encontrándose casos de lo más extremos. Siempre con su historia por delante, Pedro sigue emocionándose al recordar la época en la que estuvo apunto de arruinar su vida por culpa de las drogas.

- Cinco años al frente de "Hermano Mayor" ¿cómo te sientes?

- Todo empezó como una aventura y ahora es una profesión dentro y fuera de la televisión. El programa ha generado la figura del hermano mayor y ya hay muchos, educadores y trabajadores sociales que ayudan a muchas familias. Tenemos la suerte de poder sacar una realidad que está en la calle, hay muchas situaciones como las que vemos en el programa y no hay un programa preventivo que ayude a atajar este tipo de conductas. Últimamente me emociono mucho, detrás del programa hay muchísimo trabajo y familias que están destruidas. No hubiera llegado hasta aquí sin un equipo como el de "hermano Mayor" y un público como este.

"EN MI PRIMERA EXPERIENCIA EN UNA CASA SENTÍ ANSIEDAD Y UNA ESPECIE DE AHOGO"

- ¿Cómo recuerdas tus comienzos en esta profesión?

- En mi primera experiencia en una casa sentí ansiedad y una especie de ahogo, lo primero que hice al salir fue llamar a mis hijas. Las dije que las quería tal y como eran y que no cambiaran nunca.

- ¿Qué casos vamos a ver esta temporada?

- Este año vamos a sorprender. Hay mucha problemática juvenil, no solo es el alcohol, la juventud se enfrenta a problemas como lo hacemos los adultos y eso es lo que vamos a ver en el programa. Les vamos a tender la mano, a condenar su mal comportamiento y ayudarles a salir de esto.

- Este año veremos la intervención en el programa de algunos famosos, ¿a quién vamos a ver?

- No solo habrá famosos sino también caras conocidas de la cadena como el cocinero Sergio Fernández. Nos acompañará también Pinto, jugador del Fútbol Club Barcelona, David Bustamante o La Húngara.

- ¿Qué se sientes cuando se ayuda a resolver conflictos de este tipo?

- Hacía tiempo que no sentía esas cosas, el sufrir una adicción te incapacita para sentir ciertas cosas y solo con el tiempo lo recuperas. En esta temporada me están sobreviniendo muchas emociones y lo que siento además de la gratificación ese esa emoción. En esas casas hay mucho odio y rabia y cuando te vas lo haces con una buena sensación.

"HABERLO PASADO TAN MAL, RECUPERARTE Y QUE TU EXPERIENCIA PUEDA SERVIR A TANTA GENTE NO TIENE PRECIO"

- ¿La televisión ha supuesto para ti una segunda oportunidad?

- Me emociono cada vez que pienso en dónde estaba yo, era un deportista de élite pero no tenía nada. Recuerdo que cuando empecé a trabajar en el centro terapéutico estuve en un hotel en Marbella, no veía a mis hijas, estaba desplazado. Al cabo de dos años se me cruzó esta oportunidad. Me lancé sin saber que esto iba a ser mi vida desde entonces. Haberlo pasado tan mal, recuperarte y que tu experiencia pueda servir a tanta gente no tiene precio.

- ¿Qué porcentaje de chavales crees que consigue reconducir su vida después de tu ayuda?

- No lo tenemos cuantificado pero yo sigo en contacto con mucha gente, alrededor de un setenta por ciento de los chavales siguen bien y han salido adelante.

"LOS CASOS SE ELIGEN POR SI SON O NO SITUACIONES EXTREMAS"

- ¿Cómo seleccionáis los casos?

- Los casos se eligen por si son o no situaciones extremas, para saber si hay que intervenir rápido o no. Este año nos han llegado muchos casos a través de las Redes Sociales y de personas de su entorno que nos piden por favor que vallamos. Este año ha sido la primera vez que me he encontrado a un chico que no tenía claro si quería que yo le ayudara, la situación era tremenda. Le pedía a su madre que fuera al banco a pedir anticipos para sus caprichos. Me planté allí y le demostré que me necesitaba. Intentamos que no haya mucho consumo de sustancias y trastornos mentales porque nosotros no vamos a poder ayudarles ahí, en ese caso les derivamos a la asociación de "Hermano Mayor".

- En uno de los casos veremos cómo interviene la policía ¿la situación se va de las manos es una forma de asustar?

- Es una forma de enseñar, ante la chulería lo mejor es demostrarles que a la policía hay que respetarlos porque no son los malos de la película.

"NO QUIERO QUE MIS HIJAS TENGAN EL COMPORTAMIENTO DE LOS CHAVALES A LOS QUE TRATO"

- ¿Tus hijas saben cómo ha sido tu vida?

- Mis hijas no conocen la parte sórdida de mi historia. El trabajo que hago con ellas es de prevención pero no las digo lo que tienen que hacer y lo que no. Lo que he hecho con mis hijas es decirlas que están bien como están, ya son buenas como son y se tienen que aceptar, eso les hará no tomar actitudes de riesgo. Tienen dieciséis y catorce años, la mayor va rodada y la pequeña a todo te dice que no, aunque las dos son un amor. No quiero que mis hijas tengan el comportamiento de los chavales a los que trato, por eso me esfuerzo por informarme y asesorarme. A veces me dicen que las hablo como Hermano Mayor.

"SER PADRE ES MÁS DIFÍCIL QUE SER HERMANO MAYOR"

- ¿Qué papel es más difícil el de hermano mayor o el de padre?

- Ser padre es más difícil que ser hermano mayor.

- ¿Qué tiempo se emplea en los casos?

- Hay un periodo de tiempo en le que sabemos que pueden reaccionar pero depende mucho de la situación, en algunos casos cuesta más que en otros. Hay que buscar el origen del conflicto, pensar en las actividades y hacerlo lo mejor posible para conseguirlo.

- ¿Qué futuro le ves a Hermano Mayor?

- Me gusta como me siento en Hermano Mayor y creo que cuanto más dure mejor para todas esas familias a las que ayudamos. El futuro lo veo bien, con ilusión.

- ¿Es posible que las cámaras tengan un efecto negativo en algún caso?

PGA: Normalmente nos damos cuenta si eso pasa, si es para peor o para mejor. Si estoy delante les digo que no son las estrellas del programa. Pero normalmente se olvidan de todo y se muestran tal y como son pero muchas veces no tienen capacidad de autocontrol, no he visto a muchos que sobreactúen.

- ¿Hay cosas que no vemos por la violencia que puedan trasmitir?

- Eso se deciden cuando editan el programa, no sé si descartan escenas por violencia pero sí cosas que no aporten nada al programa. Son muchos días y hay que resumirlos en cuarenta y cinco minutos.

"NO TIRAMOS PARA ATRÁS A NO SER QUE HAYA UN PROBLEMA DE ADICCIÓN O TRASTORNO"

- ¿Alguna vez has tirado la toalla?

- Nunca te aseguras nada aunque selecciones los casos pero una vez que llegamos no tiramos para atrás a no ser que haya un problema de adicción o trastorno.

- Habrá casos con los que te sientas identificado ¿cómo te sientes al recordar tu pasado?

- Más que recordarlo lo que estoy es más sensible y veo hacía donde puede derivar el problema si no lo hacemos bien. Me enseñan a entender muchas cosas que me pasaban y porqué me comportaba así. Yo no entendía que el divorcio de mis padres me afectara así y cómo lo utilicé, veo las excusas que yo mismo me daba. Lo que me preocupa es proyectarlo sobre mis hijas, el no malcriarlas, el poner límites, ahí es cuando más sensible me pongo.

- Cuando ves que los chavales reaccionan pegando a sus madres o rompiendo algo ¿cómo actúas?

- Intervengo, yo no puedo permitir ciertas cosas. Ahora todo el mundo me conoce pero hace tiempo llegué a una casa y una madre no me conocía, estaba en shock. Ahora ya cuando llego la actitud del chico cambia. Ellos se creen cuando llaman que yo tengo que cambiar a sus padres y no a ellos.


Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"