Celebrities

Julio Benítez: "Torear con mi hermano me ha aportado mucha paz, tranquilidad y alegría"

Manuel Díaz y Julio Benítez torearán de nuevo juntos. Manuel espera que por fin su padre se decida a ir a la plaza para poder verle torear. Ahora, hay una nueva oportunidad para Manuel Benítez, y es que el 22 de abril en la localidad cordobesa de Palma del Río.

Los hermanos volverán a compartir paseíllo el próximo 22 de abril en la plaza de toros de Palma del Río (Córdoba). El cartel lo completará Javier Benjumea. La presentación del festejo tuvo lugar el jueves 30 de marzo en la Hospedería Convento de Santa Clara y estuvieron presentes los tres diestros, el empresario José Antonio Cejudo y el alcalde de la localidad, José Antonio Ruiz.

Tras el éxito de la corrida de toros del pasado 11 de marzo en Morón de la Frontera, Manuel Díaz y Julio Benítez -conocidos ambos como El Cordobés- aunarán fuerzas y se encontrarán de nuevo en el ruedo ante la atenta mirada de los fanáticos seguidores de la fiesta nacional.

En la primera corrida de los dos hermanos, se esperaba la asistencia de Manuel Benítez, padre de ambos matadores, pero al final rehusó la oferta y decidió no acudir a un evento donde se sentiría más protagonista que sus propios hijos. De nuevo sus hijos torearán y estos desean que el diestro acuda a verlos.

CHANCE: Julio, ¿cómo te ha cambiado la vida desde que has toreado con tu hermano?

Julio Benítez: Bueno, sobre todo, a nivel emocional, la verdad que haber podido conocer a Manuel y haber compartido algún rato con él pues bueno, ya te digo, me ha aportado muchas cosas a nivel personal, me ha aportado mucha paz, mucha tranquilidad y alegría.

CH: Y durante este mes, ¿le has llamado alguna vez por teléfono?

J.B: Bueno, ten en cuenta que también es la cosa muy reciente, tiene que ir poco a poco y ya irán surgiendo. De momento, bueno, también es normal, cada uno tiene su vida y tampoco te voy a decir que estamos todo el día hablando, ni muchísimo menos. El tiempo ya irá diciendo.

CH: Comentabas antes que has podido hablar con tu padre, ¿crees que vendrá esta próxima vez?

J.B: Pues no lo sé, ya sabéis que mi padre es un personaje único, y bueno, él irá viendo sobre la marcha, no lo sé. Nadie lo conoce realmente.

CH: ¿A ti te gustaría que fuese?

J.B: Sí, claro que sí. Ten en cuenta que hoy estamos aquí en este pueblo, que es su pueblo, es su tierra, y en el fondo es por él, y todo esto es gracias a él. Entonces, yo creo que es un personaje muy importante en nuestra vida. Es mi padre.

"MI MADRE ESTÁ MUY CONTENTA CON LO QUE ME ESTÁ PASANDO"

CH: ¿Quizá crees que es el momento de darle naturalidad al tema?

J.B: Por supuesto, yo creo que, al final, con la naturalidad se va a todos lados, y habría que hacerlo así, pero... ojalá, ojalá todo esto se normalice.

CH: ¿Qué siente tu padre de veros a los dos en el momento en que estáis?

J.B: Bueno, ya te he dicho antes, a mi no me gusta hablar por boca de nadie, y yo creo que él es el que tiene realmente que hablar, que decir y que expresarse. Yo creo que él está contento y al final es lo importante, que todo esto llegue a buen puerto y se normalice la cosa.

CH: ¿Él te dijo si había visto la corrida?

J.B: No, él no ha podido ver absolutamente nada porque no ha sido retransmitida por ningún sitio, pero bueno, él se habrá enterado, le habrán llamado.

CH: Martina, tu madre, ¿cómo está viviendo estos momentos?

J.B: Mi madre la verdad es que está súper feliz, súper contenta, porque ella a mi siempre me ha apoyado, bueno, igual que mi padre. Pero ella sabe que estoy feliz, que están saliendo las cosas muy bien, me ve contento, me ve ilusionado... y apoyándome al cien por cien. Está muy contenta, de verdad.

CH: ¿Cómo crees que va a acabar todo esto?

J.B: No sé, no tengo la bolita de cristal, pero bueno, yo creo que hay buena sintonía, hay armonía, y eso es lo importante. A mi lo que me gustaría es que con el tiempo todo esto llegase a buen fin, que la sintonía que tiene es esa.

CH: Tu padre dijo que tenía seis vaquillas preparadas, tres para ti y tres para Manuel, ¿se producirá alguna vez ese encuentro?

J.B: Ojalá que sí, ojalá que sí. Estoy seguro que sí, que algún día llegará.