Gente

Carolina Cerezuela: "Antes de volver al terreno profesional me quiero dedicar a mi hija"

Carolina Cerezuela está con muchas ganas de volver a la rutina laboral y tiene pensado hacerlo después del verano. La actriz se encuentra totalmente recuperada después de dar a luz a la pequeña Daniela el pasado abril.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Carolina Cerezuela: "Antes de volver al terreno profesional me quiero dedicar a mi hija"

  • Última hora

Carolina y Carlos Moyá iniciaron su relación hace más de siete años y hoy forman una de las parejas de famosos más estables. En apenas cuatro años han formado una familia numerosa de tres hijos: Carla, Carlos y Daniela.

- ¿Tienes pensado volver al terreno profesional?

- De momento lo que tengo pensado es irme de vacaciones en cuanto pueda (ríe). Nos iremos a Palma de Mallorca como todos los años, a descansar y a disfrutar de los niños. Este mes ha estado lleno de revisiones médicas y pediatras, lo que me apetece es poder desconectar del todo, en septiembre ya veremos.

- ¿Qué proyectos tienes a largo plazo?

- Tengo algunas propuestas pero un hijo es un hijo, me da igual que sea el primero o el tercero. A mis otros hijos les he dedicado siempre mucho tiempo y con el tercero no va a ser menos. Siempre tiene que ser un trabajo compatible con mi vida familiar.

- ¿Hacia dónde te gustaría enfocar tu carrera?

- Me divierto mucho en la interpretación y en el formato televisión. Volveré a lo que a mí me gusta pero más tarde, porque ahora no tengo tiempo de aprenderme guiones y demás. Si me hablasen de una colaboración de días puntuales sí que no diría que no.

- Te vemos totalmente recuperada, ¿qué tal está todo?

- Bien, gracias a Dios está todo fenomenal. Ahora espero ponerme a hacer deporte porque al ser cesárea lo importante no es la estética sino la salud. Era una tercera cesárea y era importante que cicatrizase todo bien y la recuperación fuese bien. Además tuve un pequeño problemilla con una pierna que también había que solucionar. La niña está bien, que es lo más importante.

- ¿Le veis ya algún parecido?

- Todos mis hijos se parecen a su padre (ríe). Me encantaría decir que se parece un poco a mí pero es que es igual que su padre. Cuando crecen se van mezclando más. La anécdota fue que durante el embarazo todo el mundo me decía que el tercero se parecería a mí, aunque fuese por probabilidad. Estando en quirófano, que aún siendo cesárea la vi nacer, en medio de toda la emoción empecé a oír que era igual que su padre, venían las enfermeras y me lo decían. Miré al bebé y me di cuenta de que tenían razón.

- ¿Qué tal están tus hijos ahora que tienen una hermana nueva?

- Carla ha tenido cero celos, pensábamos que al ser más mayor tendría más celos que con Carlitos. Cuando estaba embarazada ella siempre me preguntaba que cuándo me iban a abrir la tripa y qué cuando iba a nacer. Carla solo quiere cogerla y ponerle el biberón, le dice que es su tesoro. Pensábamos que tendríamos que tener más cuidado con Carlitos al ser el más pequeño pero es pura delicadeza, nos ha dejado sorprendidos a todos, todo son caricias. Es pura sensibilidad con su hermana.

- ¿Te las arreglas bien como madre de familia numerosa?

- Me las arreglo como toda mamá de familia numerosa. Tengo momentos de más locura pero al final Carlos está en casa y son muchas manos, nos organizamos muy bien.

- ¿Haréis algo especial por el aniversario de boda?

- ¡No lo había pensado! Imagino que saldremos a cenar, no lo sé. No nos gusta saltarnos esas fechas, siempre hacemos algo.

- Carlos y tú, ¿seguís sacando tiempo para estar en pareja?

- Los niños gracias a Dios duermen. Los dos estamos con la misma ocupación, recoger a los niños, jugar con ellos en el parque, bañarlos o las cenas. Estamos los dos en uno, todo ese tiempo estamos juntos y disfrutando de lo que queremos, estar con nuestros hijos. Cuando los niños se duermen tenemos tiempo de estar tranquilos tomando un vino en casa y hablar más tranquilamente, nos armonizamos muy bien. A Carlos su trabajo le permite estar las mismas horas que yo en casa, o incluso más, y estar los dos a una.

- Habéis compartido eventos juntos, ¿os atreveríais a compartir trabajo?

- Sí, por mi parte sí. Confío muchísimo en Carlos, es un hombre muy inteligente para todo. Sobre todo tiene mucha inteligencia emocional que le hace gestionar muy bien todos los ámbitos de su vida. Es una persona con la que se hace muy fácil estar a su lado, tanto a nivel pareja como a nivel profesional. A mí cuando me llegan cosas de trabajo siempre le digo que las lea, sus opiniones siempre me han sido muy acertadas. Confiaría mucho en él y me dejaría poner en sus manos.

- ¿Participarías con él en algún concurso?

- No veo yo a Carlos bailando. No creo, es muy difícil que alguien consiga hacerle el lío a Carlos.

- ¿Es muy tímido?

- Es una persona que aunque aparenta ser tímido es el mayor gamberro. Como a la mayoría nos tiene engañados y parece que es muy formal, las mata callando y te acaba sorprendiendo.

- ¿Os plantáis aquí o iréis a por el cuarto?

- No lo sabemos. Igual que cuando teníamos uno decíamos que queríamos familia numerosa y con el segundo dijimos que iríamos a por un tercero, ahora estamos en un momento en el que no estamos cerrados a ninguna de las dos posibilidades Vamos a ir viendo cómo vamos evolucionando siendo cinco en casa.

- ¿A qué tipo de serie te gustaría volver?

- Algo relacionado con la comedia porque creo que en televisión es más fácil hacer reír que llorar. Pero nunca se sabe...

- ¿Qué sigues de lo que hay ahora en televisión?

- Me gusta mucho mucho Pepa Pig, lo veo por la mañana y por la tarde. Por la tarde noche vemos Bob Esponja. Esa es la televisión que veo. Es curioso, a veces les damos de cenar a los niños con los dibujos puestos y cuando ya se han ido a dormir y Carlos y yo estamos en el sofá hablando o tomando un vino, de repente me doy cuenta que seguimos con los dibujos puestos.

- Carla y Carlos ya son algo más mayores, ¿les ves actitudes para el deporte?

- Queremos que hagan deporte cuando lleguen a una edad. No se les va a obligar a que hagan ningún deporte, si quieren hacer tenis lo harán y tendrán en casa al mejor profesor del mundo, su padre. Si en vez de tenis quieren hacer fútbol no habrá ningún problema.

- ¿Los llevarías a un programa de talentos?

- No, a un rodaje tampoco porque sé lo que es y la tensión que supone para los niños. Aunque el niño trabaje una hora o dos hay una presión de tener que hacerlo bien. Creo que los niños tienen que ser niños y tienen que jugar a ser niños, los mejores días son los que acaban con la ropa muy sucia.

- Entre Carlos y tú, ¿quién es el poli bueno y quién el malo?

- A mí me toca ser la mala. Carlos cuando los castiga les dice que van a estar quince minutos menos en el parque... Carlos es un padre que pone sus normas pero es más cálido, yo soy más directa.

- ¿Eres una madre poco permisiva?

- Los niños te la tienen que hacer y no puedes montar un pollo porque te pinten la pared. Hay que entender que están cansados porque han tenido un mal día en el colegio o porque te han echado de menos, pasan mil cosas por la cabeza de un niño. Dentro de que hay que ser permisivos y entenderles los niños también necesitan normal y sobre todo educación. Que sean niños no significa que tengan que ser niño maleducados.

- Tienes una apariencia muy amable, ¿sabes enfadarte?

- Pregúntaselo a Carlos. Tengo carácter, es personalidad. Me enfado como todo el mundo, intento tener medida en el enfado. Quizá cuando era más joven explotaba y después me desinflaba y ahora intentamos que en casa no haya gritos ni malas caras, que haya muy buen ambiente. Dos no discuten si uno no quiere y con Carlos es imposible discutir.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario