Celebrities

Ana María Aldón el principal apoyo de Ortega Cano en la cárcel

Un día más Ana María Aldón visitó a su pareja José Ortega Cano en la cárcel. El ex torero, que cumple condena en el centro penitenciario de Zuera por homicidio imprudente, ya se encuentra de nuevo reintegrado en la rutina de la prisión tras haber superado un proceso de neumonía. Ya bastante recuperado, recibió la visita de la madre de su hijo pequeño.

Como cada fin de semana que le corresponde, Ana María acudió a ver al torero. En esta ocasión, acudió con Paquito, sobrino de Ortega. A diferencia de otras ocasiones, no iba el pequeño José, hijo del torero y Ana María, que se quedó en casa al cuidado de una persona. Conduciendo su propio vehículo y acompañada de un amigo, Ana María llegó al centro penitenciario por la tarde.

Como recordaremos, la Guardia Civil lo trasladó al centro penitenciario después de que los médicos del Hospital Miguel Servet de Zaragoza decidieran darle el alta hospitalaria ante su patente mejoría.El diestro ingresó el 1 de noviembre en el centro sanitario con problemas respiratorios, fiebre alta, escalofríos y vómitos de sangre. Su estado obligó a excarcelarlo de urgencia y, tras un primer reconocimiento en boxes, los médicos aconsejaron su hospitalización.

Desde ese día estuvo en el módulo de seguridad, donde habitualmente son atendidos los presos y está custodiado las 24 horas por la Policía Nacional. Aunque las visitas en este régimen están bastante limitadas, el torero pudo ver a su familia cuando se le ha permitido.

Ésta no ha sido la primera vez que el torero ha tenido que ser trasladado al Miguel Servet, aunque sí la primera que ha permanecido ingresado. En otras ocasiones ha sido excarcelado para someterle a pruebas médicas. Tras el susto inicial vivido por la familia, poco a poco recuperaron la normalidad en sus vidas.

Tranquila, relajada y sonriente, así vimos a Ana María Aldón tras visitar a su pareja en la cárcel. La pareja del torero se mostró contenta, y es Ortega ya está muy recuperado y mejora día a día. Así nos lo dijo ella misma tras pasar con él una hora, tiempo permitido en los 'vis a vis'.

- Ana María, ¿cómo has visto a José?

- Bien, gracias.

- ¿Crees que en Navidades le dará un permiso?

- No sé.

- No se sabe todavía.

- No.

- Pero esperáis, ¿no?

- Tenemos que esperar, hasta cuando no se sabe.

- ¿Es complicado lo de los permisos ahora?

- Es que no tengo ni idea. No sé, cuando salga, saldrá, pero no sé, hasta entonces*.

- ¿Le has visto bien?

- Sí.

- ¿Recuperado?

- Sí, está recuperado.

- Muchas gracias.

- Nada.


Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"