Gente

Ana Botella no se pierde la Feria del Libro de Madrid

Ana Botella aprovechó su paso por la Feria del Libro para comprar tres libros a sus nietos. Se celebraba el Día Mundial del Medio Ambiente con una visita a una de la zonas verdes más emblemáticas de la ciudad, el parque de El Retiro. Precisamente aprovechó para acercarse hasta las casetas instaladas con motivo de la Feria del Libro.
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Ana Botella no se pierde la Feria del Libro de Madrid

  • Última hora

La regidora se acercó a una de las fuentes que se han rehabilitado recientemente, la de Campanillas, una actuación que se incluye en las labores de mantenimiento y mejora que se llevan a cabo en el parque. Botella ha invitado a los madrileños a visitar las magníficas zonas verdes de la capital. Además del Retiro se refirió, entre otras, a la Casa de Campo, y a Valdebebas, que cuando termine de construirse próximamente se convertirá en la mayor zona forestal de Madrid.

Posteriormente y aprovechando la celebración en el parque de la tradicional Feria del Libro, Ana Botella se acercó al paseo de Coches y realizó un recorrido por las distintas casetas, donde adquirió varios ejemplares.

La alcaldesa, que se convirtió en abuela por sexta vez el pasado mes de mayo su nuera Mónica Abascal dio a luz a su segundo hijo, está feliz en su faceta de abuela. Así lo demostró mientras recorría las diferentes casetas de la Feria del Libro. No se quiso olvidar de sus nietos mayores, que ahora que ha llegado un nuevo miembro a la familia necesitan más atención.

Muy detallista, adquirió tres libros. 'Mateo de paseo por el Museo del Prado', 'Mi primera historia de España' y 'Atlas del mundo'. Con estas tres compras que adquirió en las casetas especializadas en lectura infantil, Ana quiere que sus nietos sepan del mundo, de su país y del arte.

Durante la jornada, Ana, que iba muy colorida y con un look muy primaveral con vestido negro y chaqueta estampada, se mostró muy cercana y simpática con la gente que se acercaba a ella para saludarla. Precisamente una señora quiso hacer un selfie con la alcaldesa y ésta accedió encantada.

Casi no podía caminar, y es que un grupo de niños que estaban de excursión se acercaron para hacerse fotos con ella. En más de una ocasión detuvo su paseo para charlar con las personas que se iba encontrando. Muy preocupada se mostró por un joven que estaba en silla de ruedas por una lesión en una de sus piernas.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario