Cuidados post verano

Belleza

Cuatro síntomas de que nuestra piel está en peligro

  • Después de las largas exposiciones al sol durante el verano, es hora de mimar la piel. 
  • Os damos algunos consejos para conocer si nuestra piel sufre alguna lesión. 
    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario
  • Paula Echevarría

Ni alarmarse ni ignorar el peligro. En el término medio, dicen, está la virtud. Y si este verano hemos tomado el sol, ha llegado la hora de que  disfrutemos de nuestro moreno, pero también de que revisemos nuestra piel con la ayuda de los expertos.

Debemos hacerlo aunque pensemos que no hemos abusado de los rayos solares y que no nos hemos quemado ningún día de las vacaciones. Diez minutos de exposición al día si nos bronceamos de once de la mañana a cinco de la tarde supone ya un peligro para nuestra piel.

Así lo asegura el doctor Moisés Martín Anaya, quien nos aclara que cuando pensamos que nos estamos 'pelando' se trata en realidad de una zona quemada por los rayos ultravioletas.

El cirujano de la Clínica Martín Anaya recuerda también que la piel tiene memoria, pero mala memoria, no buena. Es capaz de perder nuestro color espectacular de playa en tan solo un mes y de recordar toda una vida una lesión producida por el sol. Una quemadura producida en la infancia puede resultar una lesión cancerígena en la edad adulta.

Pero… ¿cómo se pueden reconocer este tipo de lesiones? Antes de acudir al dermatólogo para obtener un diagnóstico definitivo, debemos estar atentos a las siguientes señales:

1. La mitad de un lunar no es igual que la otra mitad. 

2. También hay que prestar atención a los bordes irregulares, borrosos o dentados. 

3. Los colores más peligrosos son los rojizos, blanquecinos y azulados sobre lesiones de color negro.

4.  El lunar ha aumentado de tamaño y/o  mide más de 6 milímetros.

Las zonas más comunes de aparición del melanoma son los brazos y las piernas, en el caso de las mujeres, y el tronco, la cabeza y el cuello en el caso de los hombres.

Deben tener especial precaución las personas con la piel blanca y los ojos claros, así como aquellas con antecedentes familiares de cáncer de piel.


    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:
  • Deja tu comentario