Sigue la lógica de la densidad

Maquillaje y cabello

¿Qué va antes: el sérum o el contorno de ojos? Así se aplican las cremas de la cara

  • Aunque no lo sepas, puede que tu rutina de belleza no sea la correcta. 
  • Te contamos paso a paso cómo y cuándo hay que aplicar las cremas faciales. 
  • Así se aplican las cremas faciales

Nos gastamos un dineral en productos para el rostro: exfoliante, agua micelar, leche limpiadora, tónico, contorno de ojos, sérum, crema hidrante… Pero esa inversión puede ser en balde cuando no sabemos cómo aplicarlas.

Eso sí, no significa que mal usadas que sean perjudiciales para nuestra salud, sino que los efectos no serán tan completos como se espera.

La clave está en seguir la lógica de la densidad, es decir, primero irán los más ligeros hasta acabar con el más espeso.

1. Limpia. Aunque por la noche nos hayamos desmaquillado y aplicado crema hidratante, es importante que por la mañana, antes de retomar nuestra rutina de belleza, la piel esté limpia. En las horas de sueño sudamos y nuestro rostro también acumula impurezas.

Lávate la cara con agua fría y a continuación impregna un algodón con tónico o agua micelar y da pequeños toques, suaves, en la cara, como si la acariciaras. Así conseguirás que el resto de productos se absorban mejor.

2. Sérum. Con la piel aún húmeda, para que la penetración sea mayor, se aplica el sérum, que es imprescindible para potenciar el efecto de los demás tratamientos. Ahora nuestro rostro está suave, pero la rutina de belleza aún no ha finalizado.

3. Contorno de ojos. La zona de alrededor de los ojos es una de las más susceptibles y de las primeras en las que se empiezan a notar los signos del envejecimiento a partir de los 25 años, la edad en la que los expertos recomiendan usar contorno de ojos dos veces al día: por la mañana y por la noche.

Pon un poco de producto en la yema de los dedos y aplícalo con pequeños golpecitos para activar la circulación de la zona por encima y debajo de los párpados para suavizar las líneas de expresión.

4. Crema hidratante. Es la encargada de mantener  ese aspecto jugoso de la piel porque retiene la humedad, además de mantenerla suave, la protege de las agresiones medioambiantales. Lo ideal es usar una loción que contenga SPF y así evitar los daños del sol.

5. Protector solar (hasta en invierno). Aunque en verano sea más común usar cremas con protección solar, los dermatólogos aconsejan usarlas durante todo el año para evitar la aparición de arrugas, manchas y quemaduras. Estés bronceada o no, no debemos olvidarnos de ella. 

*BONUS TRACK: 

Los tratamientos específicos (acné, manchas, espinillas...) se deben utilizar por la noche para que actúen mientras dormimos. 




Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"