Diccionario beauty de coloración

Maquillaje y cabello

Sandy Summer y las otras técnicas de coloración del cabello que no sabrías diferenciar

  • Lea Michele se ha pasado al  sandy summer, un color que se postula como el favorito para las morenas este verano.
  • Por si esta idea no te convence, te proponemos otras técnicas de color aptas para otros tonos de cabello. 


Lea Michele con las Sandy Summer

Con la llegada del buen tiempo, ¿a quién no le apetece cambiar de look? Lea Michele ha sido una de las últimas celebrities en hacerlo y el resultado no puede ser más favoreceder. Su nuevo color de pelo, más claro que el habitual, se postula como el favorito para las morenas este verano.

La actriz se ha pasado al  sandy summer. Con un tono que imita al de la arena, las raíces se tiñen de un color sutil para que sea más fácil mantenerlo con el paso del tiempo, las puntas tienen un color claro que cse consigue con una mezcla entre el ombré y el balayage. 

Por si esta idea no te convence, te proponemos otras técnicas de color aptas para otros tonos de cabello: 

Babylights. Imitan a los reflejos dorados del cabello de los bebés y son una versión del 'balayage', pero más elaborada y minuciosa que aportan muchos matices y se consiguen aplicando el color en pequeñas secciones de pelo, en mechones muy pequeños y en las zonas superiores para realzar el movimiento natural del cabello.


Badayage. Son las mechas más naturales: se realizan con pincel a mano alzada y aportan un efecto más natural creando puntos de luz allí donde se busca de forma expresa.



Bronde. Es la contracción de brunette (moreno, traducido del inglés) y blonde (rubio,en inglés). ¿Cómo se consigue? Mezclando destellos dorados con matices muy intensos morenos.


Contouring. No nos hemos confundido. Es cierto que es una técnica de maquillaje, pero también de coloración y juega con las luces y las sombras del cabello para simular los rostros ovalados.


Ombré. Sombra es la raducción literal cuando hablamos de ombré, una palabra francesa con la nombramos a la tendencia que deja la raíz más oscura que el resto del cabello. Para que el ombré sea perfecto, no debe existir mucha diferencia entre la raíz y el resto del pelo, es decir, que no se noten 'dos escalones' y debe dar aspecto de que el tono se ha conseguido difuminando. En ocasiones, se logra o bien decolorando o aplicando un tono más claro. Es perfecto para las perezosas y quienes no quieren ser esclavas de la peluquería.



Strobing. La forma de aplicar el color es muy similar a la de la técnica de maquillaje: tonos más claros en las zonas más cercanas a la cara y donde da la luz, para que los pómulos resalten más y los ojos den la sensación de que brillan. Se utilizan colores más claros que los del color natural del cabello -no más de tres tonos- para que el acabado sea lo más natural y no parezca teñido.