Jennifer Aniston (1998)

Jennifer Aniston (1998)

A Jennifer Aniston, que tiene los ojos hundidos y pequeños, con unos párpados superiores que tienden a caer, le sienta muy bien el grosor extremo, cosa que antes desconocía.