Prepara la piel para el verano

Belleza

El sol te pone (más) guapa: cómo para sacarle el mayor partido al bronceado

  • Las largas jornadas al sol en la playa y la piscina ya están a la vuelta de la esquina (si no hemos podido disfrutar ya de ellas). 
  • El sol tiene muchos beneficios, pero hay que tomarlo con cabeza. ¡Sigue nuestros consejos! 
  • Cómo sacarle mayor partido al protector solar

En verano nuestra piel sufre más que en ninguna otra época del año: pasamos muchas horas al sol, que es más agresivo que en otros meses, no nos protegemos tanto como deberíamos ni de la manera más correcta.

El sol es necesario y la piel bronceada es más bonita y hasta la ropa nos sienta mejor, pero hay que tener cuidado. Adela Rodríguez, fundadora de la empresa Sileä Cosméticos, nos cuenta cómo tenemos que cuidarnos la piel para que nuestro bronceado sea envidiable. 

1. Prepara la piel antes de broncearte. "Realizar un peeling suave para exfoliarla de manera regular e hidratarse bien, es esencial para conseguir el objetivo deseado", recomienda Adela Rodríguez.

2. Aplicar crema solar 30 minutos antes de exponernos al sol. Para que los protectores solares sean eficaces es necesario que transcurra un tiempo determinado entre que nos aplicamos la crema y tomamos el sol. "Es suficiente hacerlo 30 minutos antes y que la cantidad sea generosa. La piel debe estar seca y limpia y que no haya rastro de perfume ni desodorantes que pueden causarnos manchas.

3. Hay que renovar la crema cada dos horas. De poco nos servirá echarnos una vez al día protección solar porque no es suficiente. Lo recomendable es repetir la acción cada dos horas y después de cada baño y evitar las horas centrales del día.

4. Los protectores no son todo. Las manchas en la piel son el resultado de un cúmulo de melanina, pigmento producido por unas células que se encuentran en nuestra epidermis y que son responsables de dar coloración a nuestra piel, cabello y ojos, por tanto, nos ayuda a protegernos de los rayos solares y al exponernos al sol, los melanocitos segregan más melanina.

Aunque usemos fotoprotectores, no nos protegen un 100% de las radiaciones UV, por eso "además de aplicar un buen protector solar, debemos tener en cuenta otras cuestiones como evitar la exposición en horas centrales del día y el uso de ropa protectora (gorros, camiseta, sobrillas...) para así minimizar los efectos nocivos del sol sobre nuestra piel”.

5. Los rayos del sol son  más agresivos dependiendo de dónde nos encontremos. El sol es necesario para nuestro organismo porque nos permite sintetizar vitamina D y nos ayuda a liberar endorfinas. "El tiempo de exposición adecuado dependerá mucho del lugar donde nos encontremos,  no es lo mismo tomar el sol en Londres que en el Caribe, ya que según la latitud donde estemos la incidencia del rayo solar será más directa e intensa", nos comentan desde Sileä Cosméticos.

Pero no es el único factor determinante porque la estación del año, la altitud y el medio en que nos encontremos: arena, césped, agua, nieve,… porque  la refracción de la luz varía.

6. Come frutas y verduras para potenciar el moreno. Es cierto que nuestro bronceado tiene un 'tope' que viene determinado por el fototipo de nuestra piel que a su vez está relacionado con las características de la pigmentación de la piel, ojos, cabellos y la facilidad para broncearnos. Sin embargo, una dieta rica en frutas y verduras puede ayudarnos mucho. "Las zanahorias, calabaza, papaya, mango y tomates puede ser nuestros grandes aliados porque son ricos en betacarotenos, antioxidantes y ácidos grasos que nos ayudan a potenciar la pigmentación, activar nuestra melanina y nutrir la piel", comenta Adela Rodríguez.

7. La importancia de limpiar la piel a diario. Antes de aplicar una crema o sérum de tratamiento adecuado a nuestras necesidades, es retirar las impurezas para que aumente el efecto de las nociones calmantes.  



Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"