Los hábitos más correctos

Cuerpo diez

Cuatro consejos clave para perder esos kilos que se resisten

  • Tan importante como comer bien es dormir bien, descansar y hacer ejercicio. 
  • Este otoño no tienes excusas para librarte del peso que has cogido en los últimos meses. 

Marta Torné y Patricia Conde

"Antes perdía peso más rápidamente" y "no hay manera de quitarme esos dos kilos de más". Éstas son situaciones comunes en personas que necesitan bajar solo unos pocos kilos. En muchas ocasiones, tal y como nos cuentan desde iSalud, es posible que las responsables sean las hormonas.  

Unos hábitos de vida incorrectos pueden ser los responsables de la mayoría de problemas de sobrepeso. Sin embargo, existen, también, una serie de cambios fisiológicos y hormonales en el cuerpo de la mujer (el período, el embarazo, la menopausia) que pueden producir cambios en el peso o en la distribución de la grasa corporal. Los expertos de iSalud destacan que perder peso no es algo fácil y requiere varios factores. Por ello, es posible poner de parte de uno y ayudar a equilibrar el sistema hormonal.

Dormir entre siete u ocho horas

La falta de sueño aumenta los niveles de grelina, hormona encargada de activar la sensación de hambre. Pero, a su vez, también disminuye los niveles de leptina, que ayuda a sentirse saciados antes. Para tener una buena higiene de sueño, lo conveniente es acostarse y levantarse siempre a la misma hora.

Hacer más ejercicio

Realizar más actividad física mejora el metabolismo de las grasas. El deporte hace que el corazón libere una serie de hormonas que ayudan a que el organismo pueda descomponer más fácilmente las células grasas. Si en el día a día no se tiene tiempo para practicar deporte, es aconsejable subir por las escaleras, en vez de usar el ascensor, con el metro y el bus, bajarse en una parada anterior a la  que se utiliza de normal y acabar el trayecto a pie, etc.

Combatir el estrés

El cortisol, hormona del estrés, tal y como se destaca desde iSalud, provoca que el organismo libere glucosa para transformarla en energía. Para evitar estados de estrés y ansiedad, hay que intentar aceptar las cosas tal como son, ser positivo, respirar profundamente, practicar ejercicios de relajación, relacionarse con otras personas, bailar, etc.

Y la comida, claro

Finalmente, hay que recordar que las hormonas tienen su propio ritmo y existen una serie de alimentos que les proporcionan la suficiente energía para cumplir sus funciones.  En el desayuno nunca debe faltar un lácteo, una fruta o hidratos de carbono.

A media mañana se recomienda tomar una pieza de fruta o un yogur, o, incluso, un mini bocadillo de queso fresco o de jamón york. En la comida no deben faltar las verduras, algo de hidratos y proteínas. 

En la merienda es aconsejable una pieza de fruta o un yogur con frutos secos y, finalmente, en la cena consumir vegetales y proteínas.




Aviso a todas las mujeres: "La Noche es Nuestra"